Ucrania – Los trabajadores luchan en el frente, pero carecen de poder político. [Entrevista colectiva]

Language
castellano
Date
October 28, 2022
Author
Wojciech Albert Łobodziński
Tags
labourSolidarity
www (1)

«¡No queremos ser la mano de obra barata de Europa! Nuestro mundo es el mundo del movimiento obrero independiente de Ucrania y Polonia, que será la base de una Unión Europea socialmente justa», tal fue el mensaje de los sindicalistas y militantes de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas que se reunieron el 27 de septiembre en Varsovia, invitados por el sindicato polaco Inicjatywa Pracownicza (Iniciativa Obrera). Discutieron sobre el futuro de Polonia y Ucrania en el mercado laboral europeo. Al día siguiente viajaron a Ucrania como parte del convoy de ayuda a los trabajadores, rumbo Kryvyi Rih para apoyar a los trabajadores ucranianos. Les preguntamos a los participantes del convoy sobre sus motivaciones y los objetivos ambiciosos de esta iniciativa. «El mundo está cambiando, nos guste o no, y para que sea mejor, tenemos que actuar», dijeron.

Entrevista realizada por Wojciech Albert Łobodziński.

Por primera vez, gracias a ustedes, oímos hablar de la ayuda humanitaria sindical que llega a Ucrania. Se trata de una idea poco común. ¿Cómo surgió esta iniciativa?

Baptiste Larvol-Simon, de Union Syndicale Solidaires, Francia: Lo que está ocurriendo en Ucrania es una lucha por la libertad y el cambio hacia nuevos modelos de sociedad. El tipo de mundo en el que viviremos depende del resultado de esta lucha, incluidos los medios utilizados para acabar con él. La energía, la ecología, el feminismo, el antiimperialismo y el antiautoritarismo, el capitalismo son los temas que están en el centro de esta guerra. Los sindicatos independientes de Ucrania, con nuestro apoyo, o más bien de forma independiente, están luchando por nuestro futuro común.

Además, nuestro compromiso con las libertades, con los derechos de los trabajadores de Europa Occidental sólo puede tener sentido si los consideramos globalmente. Por ello, todas nuestras organizaciones consideran que es su deber aprovechar al máximo nuestros vínculos, porque la cooperación es nuestro principal medio en la lucha política por un mundo mejor organizado. Nuestro convoy internacional para los sindicatos ucranianos es una realización cabal de esta idea.

Sergio Zulian, de ADL COBAS, Italia: Participamos en este convoy y en el debate principalmente porque queremos aportar una ayuda real y construir una red con personas reales, que viven en Ucrania y se organizan contra la invasión rusa, pero también para mejorar los derechos de los trabajadores. Estamos muy cansados de que en los medios de comunicación dominantes sólo aparezcan las grandes potencias, los gobiernos, los presidentes. No son ellos los que mueren, luchan y trabajan para reconstruir el país durante la guerra.

Este fue el segundo convoy para ayudar a los trabajadores en Ucrania.

Paweł Nowożycki de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Sí. Con el primer convoy (abril-mayo) quisimos mostrar nuestra solidaridad práctica con personas como nosotros, la clase obrera, que luchan por mantener la resistencia contra la invasión imperialista rusa a pesar de sus limitados recursos. Esta vez, también pretendíamos hacer una campaña internacional contra los cambios en la legislación laboral de Ucrania, de ahí el lema del convoy: «Contra los ataques a los derechos de los trabajadores con la excusa de la guerra«.

Nos pareció especialmente importante porque los capitalistas aprovechan cualquier oportunidad para menoscabar los derechos de los trabajadores. Lo que está ocurriendo desde marzo en Ucrania es específico, se trata de una situación de guerra, en definitiva, pero los ataques a los derechos de los trabajadores de alguna forma también se producen en nuestros países.

¿Cuál es el objetivo político en este caso, sin duda de largo alcance?

Antoni Wiesztort, chofer internacional de Amazon, comisión nacional de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Los políticos neoliberales de Polonia y de la UE quieren teóricamente que Ucrania esté dentro de Europa y no entre las garras de Rusia. Pero Ucrania, privada de los derechos sociales occidentales, con un código laboral abolido como en el Chile de Pinochet, no será más que una eterna reserva de mano de obra barata para Europa. Las políticas neoliberales están minando todos los esfuerzos que millones de personas hacen actualmente para defender su país. Esta visión de Ucrania como precursora del dumping social en Europa es un golpe para el conjunto de los trabajadores del continente. En Polonia, sabemos, incluso sin la experiencia de la guerra, que hasta ahora cada choque provocado por una crisis ha sido utilizado por las élites egoístas para presionar a los trabajadores y debilitar nuestra posición. Ya antes de la guerra, Ucrania y Polonia, Europa del Este, desempeñaban un papel importante en el aumento de la desigualdad en la UE y en la acumulación de riquezas en el Oeste. Nuestros sindicatos están vinculados entre sí por las industrias y lugares de trabajo específicos en los que operan, por eso intentamos coordinar una respuesta a los ataques de las grandes empresas.

Fábio Bosco de CSP-Conlutas, Brasil: Sólo quiero añadir que la clase capitalista está actuando a nivel internacional para hacer recaer el peso de la crisis económica sobre las espaldas de la clase trabajadora. Debemos unir a la clase trabajadora de todo el mundo para hacer retroceder las políticas de austeridad y la guerra.

Vladyslav Starodubtsev, de la organización socialista democrática ucraniana Sotsialnyi Rukh: En este contexto, es esencial fortalecer los sindicatos, la construcción de la solidaridad internacional se convierte en una necesidad para todo aquel que quiera un mundo más justo, más democrático y más pacífico.

¿Qué tipo de apoyo quieren hacerles llegar a sus compañeros en Ucrania?

Verveine Angeli, de la Union Syndicale Solidaires de Francia: Queremos a la vez dar apoyo material y expresar nuestra solidaridad con los trabajadores ucranianos. Por eso fuimos directamente a Kryvyi Rih, en una delegación de 10 miembros, y asistimos a una reunión con la Confederación de Sindicatos Libres (KVPU). Esta fue la primera reunión internacional de sindicatos independientes en Kryvyi Rih y los participantes nos dijeron directamente que era muy importante que alguien viniera a visitarlos y a escuchar sus problemas en estos tiempos difíciles. También se trata de entender lo que ocurre en Ucrania para comprender mejor los movimientos globales de nuestro mundo. Nuestro apoyo a los trabajadores ucranianos es tanto político como material. Lamentablemente, los mayores sindicatos y partidos de izquierda del mundo no están del lado de los ucranianos. Queremos mostrar a los trabajadores ucranianos que tienen aliados en la clase obrera internacional.

Ignacy Jóźwiak de OZZ Inicjatywa Pracownicza (Iniciativa de los Trabajadores): El apoyo debe ser tanto simbólico (para mostrar nuestra solidaridad global y subrayar que estamos aquí como organización para escucharlos y hacer más audibles sus voces) como material (por eso, organizamos nuestro segundo convoy con un cargamento humanitario). Nuestros hermanos y hermanas de Ucrania conocen sus necesidades, ya sean materiales, simbólicas o políticas. Debemos escucharlos y hacer todo lo que esté en nuestras manos para llevarles lo que necesitan. Tomando a Polonia como ejemplo, queremos ver cómo está cambiando la cuestión del trabajo en el contexto de la guerra en Ucrania y la crisis que atraviesa Europa.

Antoni Wiesztort, chofer internacional de Amazon, comisión nacional de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Desde el principio, la guerra provocó el mayor aumento registrado de los precios de los alquileres en Polonia. Ya eran muy caros y en febrero, los propietarios agregaron una «prima de guerra», porque el mercado libre funciona sin escrúpulos. La guerra es un paraíso para los especuladores y en Polonia, las autoridades han liquidado los recursos comunes, que habrían sido una alternativa a la especulación. En concreto, esto significa que en todas las industrias tenemos que trabajar más horas extras. Tras el estallido de la guerra, el gobierno polaco también trató de restringir aún más el derecho de huelga en Polonia, y la ley actual ya prohíbe de hecho las huelgas en las grandes multinacionales y condena a los polacos al papel de infractores [del derecho laboral] en la UE. Por ejemplo, si el requisito del 50% de participación para un referéndum para convocar una huelga se aplicara a las elecciones parlamentarias, la mayoría de las elecciones realizadas hoy, en el siglo XXI, tendrían que ser declaradas ilegales. Pero a las élites, claramente, no les basta con esto. La guerra es por lo tanto una excelente oportunidad para acabar con lo que queda del movimiento obrero en Polonia.

En tu profesión, ha habido cambios en los horarios de trabajo, ¿verdad?

Antoni Wiesztort, chofer internacional de Amazon, miembro del comité nacional de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Sí. En Polonia, con el pretexto de la guerra, los dirigentes del sector del transporte obligaron al gobierno a presionar a la Comisión Europea para que ampliara nuestro tiempo de trabajo al volante a 11 horas diarias y 60 horas semanales. El tiempo de trabajo se amplió para todos en todo el país, aunque la guerra perturbó la cadena de suministros polaca quizás entre un 5 y un 10% porque, al fin y al cabo, transportamos principalmente en la UE y no en Ucrania ni en Rusia. Oficialmente, en la UE, las horas de trabajo de los conductores sólo pueden desregularse temporalmente. Polonia ya lo ha hecho dos veces este año, en marzo y en agosto. El resultado ha sido un mayor número de conductores agotados y accidentes más espectaculares. Muchos conductores, hasta un 20-30%, son ucranianos.

¿Y en Ucrania, qué ha cambiado?

Baptiste Larvol-Simon, de la Union syndicale Solidaires en Francia: La cultura del trabajo está cambiando porque los puestos de trabajo están cambiando: desde el minero o el enfermero hasta el combatiente de primera línea. Desde el sindicalista que trabaja para conseguir dinero para su familia, hasta el padre que va al sindicato a buscar sacos de dormir para su hijo y sus compañeros en el frente, pasando por la hija que busca la manera de conseguir los medicamentos necesarios. Del trabajador a tiempo completo al trabajador con un contrato de una hora al mes y 5 euros al mes, un contrato que puede ser modificado sin el consentimiento del trabajador, sobre la base de la discriminación sindical, sin ningún recurso legal debido a la reforma del derecho laboral del gobierno liberal de Zelensky. Entre las medidas anti laborales figura el proyecto de ley 5371, que introduce el despido unilateral de un empleado sin causa, a iniciativa del empresario, la derogación del Código Laboral y el establecimiento de cláusulas abusivas en los contratos de trabajo. También hay que tener en cuenta las consecuencias de los contratos bilaterales con la posibilidad de imponer casi cualquier condición de trabajo, incluidas las horas extras o el trabajo en días feriados. Además, el contrato de trabajo puede incluir motivos adicionales de despido, así como sanciones legales contra el empleado, como multas, que no estaban previstas anteriormente. Afortunadamente, estas soluciones están vinculadas a la ley marcial y, por ahora, sólo funcionarán mientras ésta se mantenga.

Pero no es sólo esta ley. Una serie de leyes aprobadas por el parlamento ucraniano en los últimos meses permiten a los empresarios ampliar o reducir arbitrariamente la jornada laboral, limitar los salarios al nivel del salario mínimo, despedir a los trabajadores sin consultar a los sindicatos e introducir nuevos tipos de contratos «de pacotilla». Esto hace que la vida sea aún más difícil para la clase trabajadora. Encontramos a una persona que, en los últimos tres meses, ha ganado el equivalente a 5 euros. ¿Cómo puede sobrevivir o alimentar a su familia? Además, durante la guerra, es casi imposible que los sindicatos protesten y hagan huelga. Pero, sin embargo, los sindicatos independientes siguen luchando y mantienen sus organizaciones para ser útiles al pueblo y seguir luchando por sus derechos

Fábio Bosco de CSP-Conlutas, Brasil: En este contexto, parece claro que los oligarcas ucranianos quieren utilizar la guerra para avanzar en su programa contra los derechos de los trabajadores. El parlamento ucraniano ha aprobado nuevas leyes contra los derechos de los trabajadores pese a la guerra, en la que la clase obrera está implicada masivamente. Es necesario revertir estos nuevos atropellos a los derechos de los trabajadores para fortalecer la resistencia contra Putin. No olvidemos que la concepción y la organización del trabajo están cambiando, no sólo en Ucrania. Nos enfrentamos a una crisis en Europa y en el mundo. Las crisis de cualquier tipo son siempre un buen momento para el capital. Tenemos que desconfiar de los intentos de imponer reformas antiobreras y antisociales (políticas de austeridad) en nuestros países bajo la apariencia de medidas anticrisis.

¿Cuál es la situación en lo que respecta a la producción de guerra, cuál es el estado de ánimo, se producen nuevos fenómenos?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: La gente está más unida que nunca, se compromete en acciones de solidaridad y la cooperación funciona realmente. Ha cambiado mucho la forma en que la gente siente su poder, porque la guerra ha obligado a todos a trabajar juntos, sin los propietarios que huyeron del país. La gente se enfrenta a nuevos desafíos y a formas de trabajo completamente nuevas: trabajo humanitario y logístico, voluntariado para ayudar a los refugiados y organización de centros de refugiados. Pero también para resistir contra la ocupación. Y, por último, luchar en el frente o trabajar bajo los ataques de misiles o los bombardeos, los apagones…

¿Podemos describir los principales cambios en el trabajo cotidiano?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: El gobierno ucraniano está utilizando la guerra como ocasión para promover y hacer avanzar su programa. Mientras toda la atención se centra en el frente, mientras el prestigio del gobierno es más alto que nunca (por razones obvias), y la mayoría de los militantes y sindicalistas luchan en el frente, éste promueve medidas neoliberales extremas en lo que respecta a la sindicalización, los derechos laborales, el poder de negociación, etc. Hacen casi todo lo posible para dejar a los sindicatos sin poder y hacerlos más vulnerables. Hacen todo lo que está a su alcance para que los sindicatos pierdan capacidad de acción y para debilitar al máximo a los trabajadores y trabajadoras.

¿Qué es lo que más destacaron en sus reuniones con los militantes en el terreno?

Verveine Angeli, de la Union Syndicale Solidaires de Francia: Nuestros compañeros de Kryvyi Rih hablaron de los cambios en los convenios colectivos, de la falta de consulta sobre los despidos, del fin de los contratos de trabajo, de las condiciones laborales, de la posibilidad de que los empresarios rompan los convenios colectivos, de la edad de jubilación. También hay cuestiones específicas debidas a la guerra: las condiciones salariales cuando los trabajadores se convierten en soldados… Las organizaciones de trabajadores ucranianos que conocimos en Kryvyi Rih luchan contra la reforma del derecho laboral. Hay que incluir a la clase obrera en el esfuerzo de guerra, pero no por eso hay que quitarles el sustento, es decir, los puestos de trabajo, los salarios y sus derechos. La vida es cada vez más difícil para la clase trabajadora, empezando por los más vulnerables: los niños que se quedan en casa, pero siguen yendo a la escuela, las madres que se ven privadas de la pensión alimenticia porque sus padres y su ex pareja están peleando en el frente. El contexto global también es importante. No nos olvidemos de que no se trata sólo de oligarcas ucranianos o rusos, sino también de otros actores que operan a nivel mundial, como ArcelorMittal, que es el principal inversor extranjero en Kryvyi Rih.

Ignacy Jóźwiak, de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Podría añadir a lo dicho por Verveine que fue sorprendente conocer todos estos detalles, las consecuencias en términos de género. Una ley recientemente introducida les quita el salario a los trabajadores movilizados. Aparentemente, esto cambia por completo la situación de las madres, especialmente de las madres solteras cuyos ex maridos están sirviendo en el ejército. Anteriormente, recibían dinero para sus hijos (pensión alimenticia) directamente de sus empleadores. En condiciones de guerra, especialmente en el frente, es imposible rellenar los documentos relativos a los ingresos o a la falta de los mismos. En muchos casos, estas madres se quedan sin nada.

¿Qué papel debe desempeñar el movimiento sindical en todo esto?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: Los sindicatos son la mayor parte de la sociedad civil. Al mismo tiempo, son la parte menos representada. Los trabajadores luchan en el frente, producen armas, trabajan en la logística y evacúan a la gente. Pero no tienen ningún poder real ni medios políticos. Esto crea una situación de dominio antidemocrático de una minoría absoluta sobre la mayoría.

Lamentablemente, si bien los sindicatos están en el centro de la resistencia ucraniana al imperialismo ruso, las autoridades siguen aprobando leyes destinadas a limitar su participación en el proceso de toma de decisiones, lo que provoca nuevos conflictos sociales, debilita la capacidad de defensa y viola los derechos democráticos de la mayoría para proteger a la minoría gobernante. Reforzar el poder de los sindicatos es la única manera de garantizar una verdadera democracia y de reforzar la defensa de nuestro país. Porque el pueblo, que hoy da todo lo que tiene para defender su tierra, sus amigos y familiares, su nación, no tiene ningún poder ni voz en la lucha contra el imperialismo, en la que es un actor fundamental.

Ignacy Jóźwiak de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Recordemos que los sindicatos independientes y combativos tienen su propia organización, canales de comunicación y sus propios contactos. Esto es crucial en momentos excepcionales como la guerra. Los sindicatos ucranianos hacen frente a múltiples tareas: además de sus actividades habituales, tienen que luchar contra las reformas antisociales y las políticas de austeridad, y brindar asistencia a sus miembros que sirven en el ejército o en la defensa territorial (y estamos hablando de decenas de miles de personas). Los sindicatos también hacen mucho por los civiles en las zonas de primera línea y por los desplazados internos (desplazados dentro del territorio ucraniano). Creo que es nuestro deber como sindicatos de Polonia, Francia, Italia, España, Brasil y otros países, apoyarlos de todas las maneras posibles. ¡Estos hombres y mujeres, llenos de coraje, saben lo que hacen!

¿En el Parlamento Europeo, hay partidos que trabajan en la búsqueda de soluciones a los problemas que usted ha identificado, y los trabajadores ucranianos cuentan con aliados en ese organismo?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: La mayoría de los partidos de izquierda europeos nos ayudan en la lucha contra la nueva ley laboral, contra la deuda ucraniana. Encontramos una fuerte solidaridad en partidos como Enhedlisted [Alianza Roji-Verde, ecosocialista, Dinamarca] que nos ayudaron económicamente en nuestro trabajo sindical y en nuestras campañas. No necesariamente los partidos del Parlamento Europeo, pero el partido socialdemócrata de Suiza, el partido polaco Razem [Razem: “Juntos”. Izquierda democrática, fundado en 2015], nos han ayudado mucho. Por ahora, estamos intentando ponernos en contacto con otros parlamentarios de izquierda, porque algunos de ellos son reacios a la solidaridad internacional. Están más orientados a las cuestiones internas y se limitan a buscar medios para ayudar a Ucrania.

¿Cuál es el papel del movimiento sindical en la defensa de Ucrania y en la lucha contra el desmantelamiento del Código Laboral ucraniano?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: Los sindicatos ucranianos son una estructura muy controvertida, con diferentes tradiciones y especificidades. La Federación de Sindicatos de Ucrania (FPU) se formó a partir de los sindicatos soviéticos, eran partidarios incondicionales del Partido de las regiones [centrista, con un pasado prorruso, fundado en 1997, disuelto en 2016] y ahora parecen ser sindicatos más «leales». Tienen una tradición muy marcada de no ser un instrumento de defensa de los intereses de los trabajadores, sino una herramienta burocrático-gerencial, y esto sigue siendo un gran problema. Nosotros, como Sotsialnyi Rukh, tratamos de cambiar esto y hemos tenido un éxito moderado en la creación de nuevas tradiciones sindicales, y con el gobierno del [partido de Zelensky] Servidor del Pueblo, la FPU tiene que estar siempre en una posición de «oposición moderada». Por otro lado, me gustaría decir que los jóvenes de la FPU son realmente excelentes en sus actividades y que los adultos de la FPU pueden aprender mucho de ellos. El KVPU, por su parte, está más en la oposición, pero tiene sus propias ambiciones políticas y acuerdos turbios con algunos oligarcas. Su trabajo es crucial para oponerse a las reformas antilaborales, y gracias al diputado Mykhaylo Volynets, también tenemos una voz sindical en el parlamento, ya que él empuja a su partido Batkivshchyna [“Unión de Todos los Ucranianos, Patria”, liderado por Yulia Timoshenko] a votar casi siempre en contra de las leyes antiobreras.

La resistencia más activa a las leyes antilaborales viene en general de los militantes sindicales socialistas e independientes, que tienen poca relación con la dirección de la Confederación o de la Federación, no están afiliados o sólo lo están de manera formal, y están casi siempre en la vanguardia de todas las protestas. A veces, con su ejemplo, incitan a la Federación y a la Confederación a actuar. Pero la Federación y la Confederación están cambiando positivamente y admiro su trabajo: en la ayuda humanitaria, su oposición a las leyes nefastas, etc. Siguen siendo estructuras burocráticas, con mucha corrupción, acuerdos secretos, tal vez no al más alto nivel, pero igual… Pero hay avances, por eso sigo siendo optimista.

¿El movimiento sindical polaco está en condiciones de reaccionar de forma colectiva ante los nuevos intentos de debilitar el derecho de huelga y de imponer sus propias soluciones?

Antoni Wiesztort, chofer internacional de Amazon, comité nacional de OZZ Inicjatywa Pracownicza: En Polonia, Inicjatywa Pracownicza busca trabajar con otras organizaciones con esta finalidad, porque cambiar las leyes antisindicales a nuestro favor debería ser el objetivo de todo sindicato. A nivel de las empresas, estamos creando coaliciones con los comités de Solidarność, por ejemplo, en Genpact, con Unidad Obrera y otras estructuras. Las burocracias de los grandes sindicatos nacionales creen en sus propios canales de influencia y hasta ahora no ven el sentido de la coordinación, sólo nos queda desearles lo mejor.

Ignacy Jóźwiak de OZZ Inicjatywa Pracownicza: Me gustaría añadir que creo que es posible. Lo que necesitamos en Polonia es la cooperación a nivel de base, entre los trabajadores y trabajadoras en la base, entre las secciones sindicales de los mismos lugares de trabajo o de los mismos sectores laborales. Lo que necesitamos hoy es una especie de unidad en la diversidad y eso es lo que intentamos construir como Inicjatywa Pracownicza.

¿El movimiento sindical internacional, en la fase actual de su desarrollo, es capaz de coordinar la lucha por la abolición de las desigualdades sociales entre Europa Oriental y Occidental?

Verveine Angeli, de Union Syndicale Solidaires, Francia: Podemos actuar a nivel mundial para exigir salarios mínimos, pero no es sencillo. También podemos, como estamos haciendo a niveles específicos, como en el caso de los trabajadores y trabajadoras de Amazon, trabajar para unirlos y luchar juntos contra las malas condiciones de trabajo, empleo y salarios.

Vladyslav Starodubtsev de Sotsialnyi Rukh: Para mí, sin embargo, esto no es suficiente. El movimiento sindical internacional está hoy dividido en diferentes partidos y corrientes, que a veces terminan en el lado conservador (como podemos ver en algunas de las manifestaciones por la «paz» contra el «aumento de los precios del gas», etc.). Creo que el movimiento sindical está actualmente en una fase de resurgimiento -es muy débil y pasivo, pero está cambiando, principalmente gracias a la influencia de militantes políticos de izquierda que están ayudando a «politizar» y a unir sindicatos que ahora están muy institucionalizados. La mayoría de los sindicatos más importantes del mundo necesitan un enfoque más descentralizado y democrático, así como una cooperación internacional y política entre los diferentes movimientos y partidos, para no quedar aislados de la política. Veo que se están formando nuevos sindicatos. Tenemos el caso de la sindicalización de los trabajadores de Amazon, los nuevos sindicatos que defienden los empleos precarios, como en Starbucks, en Estados Unidos. Creo que debemos trabajar en dos direcciones: ayudar a los nuevos sindicatos independientes y reformar y trabajar con los que ya existían. Espero que, en el futuro, el movimiento sindical sea una fuerza capaz de dar forma a la visión de nuestro mundo y a la esfera política.

¿Cuál es el futuro del movimiento sindical europeo en la nueva guerra fría en la que nos encontramos (China, Rusia – UE, EEUU)?

Vladyslav Starodubtsev, de Sotsialnyi Rukh: Actualmente vemos dos tendencias. La acción sindical más independiente, que surge de la solidaridad y la cooperación internacional, del trabajo humanitario y político. Y el pacifismo, que está vinculado a la crisis del costo de la vida desencadenada en parte por la invasión rusa a Ucrania, que empuja a muchos sindicatos en la dirección opuesta a la solidaridad, hacia una cierta forma de nacionalismo europeo (en el sentido derechista de la palabra). Tenemos que unir a los sectores progresistas de los sindicatos y oponernos a estos últimos cuando estén cegados por su pacifismo primitivo. En este sentido, admiro mucho el trabajo de la Campaña de solidaridad con Ucrania en el Reino Unido, que consiguió que muchos sindicatos británicos pasaran de posiciones pacifistas o prorrusas a posiciones pro-ucranianas. Este trabajo es necesario, al igual que la colaboración con el movimiento sindical en todos los frentes de acción, ya que son la mayor parte de la sociedad civil. Y si nuestro trabajo como activistas de izquierda, socialistas, sindicalistas independientes, organizadores, tiene éxito, probablemente veremos un movimiento sindical más fuerte e internacionalista que nunca antes en la historia.

Verveine Angeli, de la Union Syndicale Solidaires de Francia: Estoy de acuerdo con Vladyslav, y también añadiría que creo que es realmente importante, en una situación como ésta, ser independiente de los gobiernos y crear fuertes lazos entre los trabajadores y los sindicatos por encima de las fronteras, incluso si sabemos que es difícil en la actual situación de guerra, por ejemplo, entre los sindicatos ucranianos y rusos (pero fue posible con los sindicatos bielorrusos). Es importante evitar las guerras y los ataques a los trabajadores producidos por la competencia económica. Los capitalistas de América, Europa, China, Rusia y Japón se disputan los mercados y los beneficios. El movimiento sindical debe oponerse a la agresión rusa y a una nueva guerra fría y luchar por el empleo, los salarios y las conquistas sociales. Si el movimiento obrero adopta esta postura, se fortalecerá y estará en buena posición para tomar el poder.

Notas

– Sotsialnyi Rukh (Movimiento Social) es una organización social ucraniana de izquierda fundada en 2015 que trabaja según los principios del socialismo democrático, la lucha contra el capitalismo y la xenofobia. Está implantado en las mayores ciudades de Ucrania (Kiyv, Kryvyi Rih, Lviv, Odessa, Dnipro, Kharkiv). El grupo, que aspira a ser un partido político de base, adquirió notoriedad durante la invasión rusa de Ucrania en 2022, cuando hizo un llamamiento a la izquierda internacional para que apoyara la resistencia ucraniana al imperialismo ruso e hizo campaña contra el recorte de ciertos derechos laborales por parte del gobierno ucraniano durante la guerra.

– Inicjatywa Pracownicza (IP) es un sindicato anarcosindicalista polaco. IP fue fundado en la segunda mitad de 2001 como un grupo informal de anarquistas con el objetivo de luchar juntos por los derechos de los trabajadores. IP empezó a funcionar como sindicato anarcosindicalista nacional oficial en septiembre de 2004.

– Solidaires o Solidaires Unitaires Démocratiques (SUD) es una organización sindical francesa que defiende opiniones progresistas, incluso radicales, y colabora con el movimiento antimundialista. Los sindicatos de SUD forman parte del Foro Social Europeo y del Foro Social Mundial. La mayoría de los sindicatos de SUD practican el sindicalismo de lucha, al igual que otras organizaciones sindicales como la CGT, FO y la CNT. Esto los ubica en oposición a los sindicatos reformistas o de negociación: CFDT, Confédération Française des Travailleurs Chrétiens (CFTC), CFE-CGC y Union Nationale des Syndicats Autonomes (UNSA)

– La Central Sindical e Popular Conlutas (CSP-Conlutas) es una organización sindical brasileña que se propone crear una alternativa a los principales sindicatos brasileños: la Central Única de los Trabajadores, la União Nacional dos Estudantes y el Movimento dos Trabalhadores Sem-Terra. La CSP Conlutas nació de varios sectores del movimiento sindical que luchaban contra las reformas neoliberales aplicadas por el gobierno de Lula. El 21 de septiembre de 2010, el periódico Estado de São Paulo informaba que la central estaba compuesta por 140 sindicatos y nucleaba a 2 millones de trabajadores.

– COBAS (Confederazione Italiana di Base UNIcobas) es un sindicato independiente, que forma parte del movimiento sindical italiano.

– La CIB Unicobas fue creada en 1991 a partir del movimiento Cobas y está presente tanto en el sector de la educación como en el de los servicios públicos y la salud.