Sobre la organización de las relaciones laborales bajo la ley marcial*