Reflexiones sobre el debate sobre el tipo de municiones

Author
Alfons Bech
Date
July 20, 2023

Lo primero que se me ocurre es que un tal debate no puede dividirnos como red. No somos expertos militares ni podemos tomar una posición puramente técnica, sino política. Como en el caso de la OTAN, debemos encontrar la manera de actuar lo más unidos posibles y ser eficaces en la ayuda material y política con los camaradas, el pueblo, el ejército y el gobierno de Ucrania…por este orden.

En la sociedad ucraniana no parece que haya debate sobre su utilización. Llevar el debate más allá de términos generales (no estar a favor de este tipo de armas, pero no hacer campaña en contra de su entrega y utilización por parte de Ucrania) no nos interesa. No podemos enredarnos en un debate en el que los imperialistas mismos están divididos y que algunos utilizan como chantaje.

Creo, por el contrario, que sí debemos aprovechar el debate para darle la vuelta al argumento: denunciar al conjunto de imperialistas por no suministrar las armas que necesita Ucrania y no hacerlo a tiempo… seguramente para llegar a un acuerdo con Putin o Moscú, sin exigir la retirada completa de las tropas rusas y sin hundir al régimen. Y ahí, en esa denuncia, mostrar que tenemos una posición independiente del conjunto de imperialismos.

Sin llegar a que tenga carácter de “campaña”, creo necesaria esa denuncia política mostrando que el interés de Estados Unidos e imperialismos europeos no es en favor del derecho a la autodeterminación nacional sino un interés bastardo y egoísta, a costa de Ucrania. Y este papel sí lo podemos y debemos hacer la izquierda occidental dentro de nuestras sociedades. La política es una forma eficaz de ayudar a la resistencia ucraniana.

Por último, creo que precisamente esta es la forma en que podemos acercarnos y convencer al sector de ong y gobiernos que han luchado contra este tipo de munición. También del pacifismo que está contra la OTAN y que es consciente de que el imperialismo USA utiliza su ayuda a Ucrania para fortalecerse frente a Rusia y China, pero que duda aún en defender a Ucrania. Después de nuestra pequeña victoria en Viena, la denuncia de la hipocresía imperialista nos da una oportunidad para avanzar.