Discursos históricos post-soviéticos sobre la OUN-UPA y otros movimientos nacionalistas

Considero necesario repasar qué dice la historia sobre la OUN, el UPA y Stepán Bandera. Por ello publico dos artículos (este es uno de ellos, ESTE es el otro) académicos que explican con multitud de detalles y fuentes lo que sabemos sobre estos actores y esa época y por qué y cómo se ha distorsionado (y distorsiona) la historia.

Debatiendo, enturbiando y disciplinando el Holocausto: discursos históricos post-soviéticos sobre la OUN-UPA y otros movimientos nacionalistas

Grzegorz Rossoliński-Liebe

Universidad Libre de Berlín

(13 de diciembre de 2012)

(Resumen: Después de la disolución de la Unión Soviética se abrieron los archivos de las antiguas repúblicas y Estados satélites de este imperio multiétnico. Esto permitió a los historiadores investigar la historia de las organizaciones y ejércitos nacionalistas y de derecha radical que, durante la Segunda Guerra Mundial, habían estado involucrados en el Holocausto y otras atrocidades. Entre ellos estaba la Organización de Nacionalistas Ucranianos [OUN]. Durante mucho tiempo, la historia de estos movimientos fue desconocida o distorsionada por la propaganda soviética y las publicaciones propagandísticas escritas durante la Guerra Fría por veteranos de estos movimientos que vivían en Occidente y cooperaron con los servicios de inteligencia occidentales. La disolución de la Unión Soviética fue acompañada simultáneamente por el «renacimiento» del nacionalismo que no estaba exento de antisemitismo y racismo, y que desencadenó diferentes tipos de distorsiones nacionalistas de la historia y confusiones del Holocausto. Los discursos históricos postsoviéticos fueron formados no solo por periodistas o activistas políticos, sino también por historiadores radicales de derecha. Estos discursos también afectaron a los historiadores que en general criticaron la rehabilitación post-soviética del nacionalismo, la criminalidad de guerra o el fascismo de Europa Central y Oriental. Centrándose en la historia de Ucrania y Polonia, este artículo explora cómo aparecieron los discursos históricos de la derecha radical en el espacio postsoviético, qué tipo de historiadores estuvieron involucrados en ellos y qué tipos de distorsiones y ofuscaciones han predominado.)

La disolución de la Unión Soviética y la posterior aparición de nuevos Estados nacionales afectaron considerablemente tanto los estudios del Holocausto como nuestra comprensión del mismo. Después de 1991 se abrieron muchos de los archivos hasta ahora inaccesibles en las antiguas repúblicas soviéticas y Estados satélites. Esto hizo posible investigar una serie de aspectos desconocidos, negados o mitificados de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Un aspecto importante de este desarrollo fueron las organizaciones o ejércitos nacionalistas, ultranacionalistas o fascistas de Europa central y oriental que cometieron atrocidades contra judíos y otros civiles o estuvieron involucrados en el Holocausto como movimientos colaboracionistas o no colaboracionistas. La disolución de la Unión Soviética fue seguida simultáneamente por el «renacimiento» del nacionalismo que no estaba exento de antisemitismo y racismo. Esto desencadenó diferentes tipos de distorsiones nacionalistas de la historia y ofuscaciones del Holocausto. En general, la negación del Holocausto postsoviético ha diferido de la negación del Holocausto al estilo de David Irving o Ernst Zündel.[1] En el espacio postsoviético, el Holocausto no ha sido negado como tal y los activistas de la derecha radical soviética no cuestionaron la existencia de cámaras de gas en Auschwitz, o la política antijudía de la Alemania nazi. En cambio, los discursos nacionalistas post-soviéticos negaron algunos de los elementos nacionales o regionales del Holocausto, como, por ejemplo, la contribución de diferentes organizaciones o ejércitos nacionalistas, o muy frecuentemente la participación de las poblaciones locales en pogromos y otras formas de violencia antijudía. Hace una década, Michael Shafir comentó sobre este fenómeno de la siguiente manera:

La negación del Holocausto en la Europa central oriental poscomunista es un hecho. Y, como la mayoría de los hechos, sus tonos son muchos. A veces, la negación viene en formas explícitas: visibles y universalmente agresivas. En otras ocasiones, sin embargo, es implícito en lugar de explícito, particularista en lugar de universal, defensivo en lugar de agresivo. Y entre estos dos polos, el espectro es lo suficientemente grande como para permitir una gran variedad de formas, algunas de las cuales pueden escapar del ojo de todos menos de los conocedores más versátiles de la historia, la cultura o el entorno político inmediato específicos del país.[2]

La negación poscomunista fue una consecuencia de la sovietización de la historia. En la Unión Soviética y sus Estados satélites, los movimientos de derecha nacional y radical fueron una parte importante de la propaganda soviética, que exacerbó sus crímenes y los nombró y avergonzó por las masacres que no realizaron. Esto tuvo un impacto sustancial en las actitudes de los intelectuales locales, quienes afirmaron que, dado que estas organizaciones y ejércitos eran antisoviéticos, debieron ser democráticos y no estuvieron involucrados en ninguna masacre. Además, los movimientos se convirtieron en parte de la identidad nacional de los nuevos Estados en «renacimiento». Esto simplemente fortaleció la distorsión histórica de ellos que, en consecuencia, comenzaron a aparecer con frecuencia en discursos postsoviéticos como organizaciones y ejércitos patrióticos y heroicos. Así, se describió que solo resistieron a los ocupantes alemanes y soviéticos y que de ninguna manera estuvieron involucrados en el Holocausto, en otras atrocidades o en la colaboración con Alemania. De esta manera, la intelectualidad de las antiguas repúblicas soviéticas y Estados satélites había dado un segundo giro a la derecha, que en cierta medida se parecía al primero en los años veinte y treinta.

Aunque los discursos ideológicos post-soviéticos fueron fabricados y practicados en primer lugar por políticos, activistas de derecha radical e historiadores en los respectivos países post-soviéticos, también tuvieron un impacto en los historiadores extranjeros. Discursos históricos de derecha radical similares ya habían sido producidos durante la Guerra Fría por emigrados nacionales que, como Petro Mirchuk, el ex jefe de la Organización de Nacionalistas de Ucrania (Orhanizatsia Ukraїns’kykh Natsionalistsiv, OUN), aparato de propaganda, vivieron en Occidente tras la IIGM. Los discursos de la Guerra Fría afectaron a los académicos que trabajaban en universidades occidentales, como John Armstrong, quien en su estudio del nacionalismo ucraniano no investigó la participación de la OUN en los pogromos en 1941, ni la limpieza étnica en Volinia y el este de Galitzia organizada por la OUN-B y realizada por el Ejército Insurgente de Ucrania (Ukraїns’ka Povstans’ka Armiia, UPA).[3] En este artículo me centraré en los discursos históricos post-soviéticos que presentan a las organizaciones y ejércitos nacionalistas o ultranacionalistas como movimientos patrióticos, heroicos o incluso democráticos, sin mencionar su participación en el Holocausto, o marginar y suprimir tales hechos. Demostraré cómo estos discursos han sido formados por historiadores radicales de derecha y cómo han influido en los historiadores críticos. Por lo tanto, se analizan diferentes tipos de académicos en este documento. Pueden ser clasificados en al menos cinco grupos.

El primer grupo de eruditos en ser discutidos incluye a Mirchuk, Wolodýmyr Kosyk y Tarás Hunczak, que eran miembros de la OUN y que explicaron la historia de la OUN – UPA mientras vivían en el exilio según la propaganda oficial de este movimiento. En segundo lugar, se discutirán los historiadores que fueron moldeados por discursos hegemónicos nacionales post-soviéticos, como Alexander Gogun, Volodýmyr Viatrovych y Ruslán Zabilyi. Estos historiadores prolongaron los discursos de la derecha radical establecidos por la OUN emigrados e impulsaron una agenda de extrema derecha al amparo de estudios académicos. El tercer grupo de historiadores incluye eruditos como Iaroslav Hrytsak, que han intentado desafiar la narrativa nacionalista, pero en repetidas ocasiones presentaron enfoques problemáticos del Holocausto en Ucrania. El cuarto grupo está formado por historiadores como John Paul-Himka y David Marples, quienes en la década de 1980 negaron, ignoraron o no estaban al tanto de las atrocidades que había cometido la OUN-UPA, pero en la década de 1990 repensaron su enfoque hacia el Holocausto en Ucrania y crímenes de guerra cometidos por nacionalistas ucranianos. En quinto lugar, se discuten historiadores como Tarik Cyril Amar y Timothy Snyder, de los cuales Snyder en particular ha investigado varios aspectos importantes del Holocausto. En general, estos historiadores son críticos con el nacionalismo o la rehabilitación post-soviética del ultranacionalismo, pero a sabiendas o sin darse cuenta han hecho algunas omisiones o han demostrado otros enfoques problemáticos hacia el tema.

Este artículo no equipara ni compara estos tipos muy diferentes de historiadores. Su objetivo principal es demostrar cómo se han inventado los discursos radicales de derecha sobre la OUN, el UPA y otras organizaciones o ejércitos y cómo han impactado en la escritura académica sobre los movimientos mencionados y su participación en el Holocausto.

El artículo se concentra en la OUN y el UPA, pero algunas otras organizaciones y ejércitos como el Ejército del Interior de Polonia (Armia Krajowa, AK), el Frente Activista de Lituania (Lietuvos Aktyvistų Frontas, LAF), las Fuerzas Armadas Nacionales (Narodowe Siły Zbrojne, NSZ) y el Ejército de Liberación de Rusia (Ruskaia Osvoboditelnaia Armia, ROA) también están incluidos. Debido a las proscripciones del límite de palabras, incluso el resumen de la historia de la OUN y el UPA sigue siendo breve.

La OUN y la violencia étnica y política durante y después de la Segunda Guerra Mundial

La OUN fue fundada en Viena en 1929 por veteranos ucranianos de la Primera Guerra Mundial. Estas personas decidieron organizarse para continuar la lucha por un Estado ucraniano, que no había surgido después de la Primera Guerra Mundial. En primer lugar, en 1920 establecieron la Organización Militar de Ucrania (Ukraїns’ka Vis’kova Orhanizatsiia, UVO) en Praga, Checoslovaquia, que se convirtió principalmente en una organización terrorista y espía y no logró movilizar a la juventud ucraniana para un levantamiento nacionalista contra polacos y soviéticos, a quienes los nacionalistas ucranianos consideraban ocupantes ilegítimos de Ucrania. La OUN logró radicalizar a muchos más ucranianos que la UVO, persuadiendo a la población de considerar a la Alemania nazi y a la Italia fascista como aliados potenciales y convenciéndoles de que solo la OUN y no un partido ucraniano democrático como la Alianza Democrática Nacional de Ucrania (Ukraїns’ke Natsional’no, Demokratychne Obiednannia, UNDO) podría establecer un Estado ucraniano. No es sorprendente que, en los años anteriores a la IIGM, la OUN se convirtiera en la organización política ucraniana más popular. Similar a los movimientos radicales de la derecha del este de Europa Central como el croata Ustaša, el partido eslovaco Hlinka y la Guardia de Hierro rumana, la OUN adoptó el fascismo, el antisemitismo, el racismo, el culto a la guerra y una gama de valores de derecha radicales.[4]

Después del ataque de la Alemania nazi contra Polonia el 1 de septiembre de 1939, los soviéticos incorporaron las partes orientales de la Segunda República, mientras que la Alemania nazi ocupó una parte significativa de los territorios occidentales y centrales de este Estado multiétnico. Como resultado, el oeste de Ucrania (este de Galitzia y Volinia) se incluyó en la Ucrania soviética. Temerosos del poder soviético y entusiasmados con la Alemania nazi, varios cientos de miembros de la OUN cruzaron la frontera germano-soviética y permanecieron en el Gobierno General. Aquellos que se quedaron en el oeste de Ucrania pasaron a la clandestinidad o trataron de aceptar las circunstancias políticas imperantes.[5]

En ese momento, la OUN se dividió en OUN-M (líder Andríi Melnyk) y OUN-B (líder Stepán Bandera). Ambas facciones colaboraron con la Alemania nazi, en particular su departamento de inteligencia militar, la Abwehr. Estuvieron involucrados en las preparaciones para la Operación Barbarroja y disfrutaron del apoyo financiero y de infraestructura de Alemania. La OUN-B estableció dos batallones alemanes con soldados ucranianos, Nachtigall y Roland, con 350 y 330 soldados, respectivamente, y reclutó a sus miembros en las academias de policía de Cracovia, Chełm y Rabka. El Servicio de Seguridad (Sluzhba Bezpeky, SB) de la OUN-B reclutó a su personal en la Escuela de Policía de Seguridad en Zakopane.[6] Los miembros de la OUN-B del oeste de Ucrania cruzaron la frontera germano-soviética y participaron en cursos militares de cuatro semanas de duración organizados por la OUN-B y la Abwehr.[7] Todos estos preparativos fueron parte de un plan mayor, que la OUN-B llamó la «Revolución Nacional de Ucrania». Su propósito era proclamar un Estado ucraniano, como lo hizo el Partido Hlinka en Eslovaquia (marzo de 1939) y la Ustaša en Croacia (abril de 1941), y para formar parte de la «Nueva Europa» bajo los auspicios de la Alemania nazi.[8]

En abril de 1941 la OUN-B organizó el Segundo Gran Congreso de Nacionalistas Ucranianos en Cracovia, en el que presentó oficialmente el Führerprinzip y eligió a Bandera como provídnyk de la OUN-B, quien se suponía que se convertiría en el proveedor o vozhd del estado ucraniano. El liderazgo de la OUN-B adoptó una serie de principios fascistas, incluido el saludo de levantar el brazo derecho «ligeramente a la derecha, ligeramente por encima del pico de la cabeza», mientras gritaba «¡Gloria a Ucrania!» (Slava Ukraїni!) y respondiendo «¡Gloria a los héroes!» (Heroiam Slava!); el principio autoritario «una nación, un partido, un líder» (odyn narid – odyn provid – odna vlada); y la bandera roja y negra, que simbolizaba la sangre y la tierra (Blut und Boden).[9] Oficialmente declaró que judíos, polacos, rusos, soviéticos y ucranianos no leales eran los enemigos de la nación ucraniana y aconsejó a sus miembros que les destruyeran si es posible. En el documento «La lucha y la actividad de la OUN en tiempos de guerra», preparado por Stepán Bandera, Iaroslav Stetsko, Stepan Lenkavs’kyi y Román Shujevych en la primavera de 1941 para la OUN-B clandestina en Ucrania, leemos: «Durante época de caos y confusión está permitido liquidar a indeseados activistas polacos, moscovitas [rusos o soviéticos] y judíos».[10]

La OUN-B en la clandestinidad del oeste de la Ucrania soviética se mantuvo en estrecho contacto con la OUN-B del Gobierno General. Según Iván Klymiv, antes del ataque alemán contra la Unión Soviética, la OUN-B tenía 20.000 adultos y 7.000 miembros jóvenes en sus filas. Después del ataque nazi a la Unión Soviética del 22 de junio de 1941, los miembros de la OUN-B emergieron de la clandestinidad y comenzaron a llevar a cabo los consejos de los líderes de la OUN-B. La situación fue exacerbada por el Comisariado del Interior del Pueblo (Narodnyi komissariat vnutrennikh del, NKVD), que, según documentos soviéticos, mató a 8.789 prisioneros en Ucrania, entre ellos ucranianos, polacos y judíos. Los cuerpos de las víctimas fueron dejados en las cárceles.[11] Después del 22 de junio de 1941, ocurrieron pogromos en varios lugares como resultado de los cuales más de 13.000 judíos fueron asesinados y muchos otros humillados, maltratados o violados. La OUN-B apoyó estos actos antijudíos. Incitó a la población local a la violencia antijudía y estableció una milicia que ayudó a los alemanes. En Lviv, la milicia OUN-B cooperó con los Einsatzkommandos 5 y 6 que dispararon a los judíos. La milicia también ayudó a los alemanes en la acción de la prisión durante la cual los judíos se vieron obligados a retirar los cuerpos en descomposición de las víctimas del NKVD de tres cárceles. Muchos fueron severamente golpeados e incluso asesinados durante esta acción por alemanes, milicianos y multitudes de espectadores.[12]

Hitler no aceptó el Estado ucraniano proclamado por Stetsko. Bandera y Stetsko fueron arrestados y mantenidos en las cárceles de Berlín y Zellenbau, que era un edificio para presos políticos en el campo de concentración de Sachsenhausen. Otros miembros de la OUN-B también fueron arrestados y retenidos en varios campos de concentración como prisioneros políticos hasta el otoño de 1944. La OUN-B en Ucrania pasó a la clandestinidad y mantuvo una relación ambivalente con los alemanes hasta la primavera de 1944, cuando nuevamente comenzó a colaborar con los nazis. Durante el período de no colaboración, la OUN-B envió miembros a la policía ucraniana, quienes ayudaron a los Einsatzgruppen en las acciones de disparos masivos o ayudaron a los alemanes a enviar a los judíos de los ghettos a campos de exterminio. A finales de 1942 y principios de 1943, la OUN-B tomó el control del Ejército Insurgente de Ucrania establecido por Tarás Bulba-Borovets y, a principios de 1943, comenzó a asesinar y obligar a abandonar los territorios ucranianos a la población polaca en Volinia y en 1944 en el este de Galitzia. Como resultado, entre 70.000 y 100.000 civiles polacos fueron asesinados. Junto con el asesinato sistemático de la población polaca, el UPA y la OUN-B cazaron y mataron a judíos que escaparon de los guetos y se escondieron en los bosques. También obligó a los médicos y enfermeras judíos a trabajar para el UPA y estableció campos en los que los civiles judíos se vieron obligados a trabajar. Antes de la llegada del ejército soviético, la SB de la OUN-B mató a una parte de los judíos que se quedaron en el UPA.[13] Durante los tres años de la ocupación alemana del oeste de Ucrania, los alemanes colaboraron con el Comité Central de Ucrania (Ukraїnskyi Tsentralnyi Komitet, UTsK) y con miembros de la OUN-M. En 1943 y 1944, la División Waffen-SS Galizien, con 8.000 soldados ucranianos, se estableció por iniciativa de la UTsK. El cuarto regimiento policial asesinó a varios cientos de civiles polacos en el pueblo de Huta Pieniacka poco antes de que fuera incluido en la división. Varios soldados incluidos en las Waffen-SS Galizien habían cometido crímenes de guerra en diferentes batallones de la Schutzmannschaft y otras unidades alemanas antes de convertirse en soldados de las Waffen-SS. Los reclutas de Waffen-SS Galizien recibían dos horas de educación en el Weltanschauung nacionalsocialista todas las semanas y juraron «dar obediencia absoluta al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas alemanas, Adolf Hitler».[14] La Waffen-SS Galizien se rindió al ejército británico en la primavera de 1945. La mayoría de sus soldados, como otros ucranianos que se habían quedado después de la Segunda Guerra Mundial en campamentos para personas desplazadas en Alemania y Austria, fueron reasentados en Australia, Canadá, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países occidentales a fines de la década de 1940.[15]

Después de la llegada de los soviéticos al oeste de Ucrania en el verano de 1944, la UPA continuó luchando contra ellos hasta principios de 1950, aunque año tras año se vieron reducidos a unidades cada vez más pequeñas escondidas en el bosque o en búnkers. Para liquidar la clandestinidad nacionalista, los soviéticos, en particular el NKVD (desde 1946, el Ministerio del Interior – Ministerstvo Vnutrennikh Del, MVD), aplicaron medidas drásticas contra los miembros de la familia de la OUN – UPA y ucranianos al azar. Según documentos soviéticos, mataron en el oeste de Ucrania a 153.000 personas y arrestaron a otras 134.000. La mayoría de estas personas fueron asesinadas en 1944–1945. Además, los soviéticos, según sus propios documentos, deportaron a 203.000 personas del oeste de Ucrania, de las cuales 171.000 fueron acusadas de pertenecer o apoyar a la OUN – UPA. En total, hasta 1953, aproximadamente 490.000 ucranianos occidentales sufrieron la represión soviética, incluidos asesinatos, arrestos y deportaciones. Este terror afectó a casi todas las familias en el oeste de Ucrania y tuvo un impacto significativo en las futuras relaciones ucraniano-soviéticas en el oeste. Al mismo tiempo que tuvo lugar el brutal conflicto contra los soviéticos, la OUN y la UPA mataron a unos 20.000 civiles y 10.000 soldados soviéticos, incluidos miembros de batallones de destrucción y miembros del NKVD.[16]

Las primeras interpretaciones y falsificaciones de la derecha radical de la historia de la OUN y UPA

La OUN-B comenzó a falsificar su historia de violencia étnica y política ya en 1943, año en que, con la ayuda de la UPA, llevó a cabo una limpieza étnica en Volinia. A finales de octubre de 1943, los líderes de la OUN-B ordenaron la preparación de declaraciones que confirmarían que los alemanes habían perseguido a judíos en 1941 sin ninguna ayuda de la milicia ucraniana.[17] Al mismo tiempo que falsificaban su historia muy reciente de violencia y limpieza étnica en los territorios ucranianos, garantizaban los derechos de las minorías en folletos de propaganda oficial a los habitantes no ucranianos de Ucrania y, por lo tanto, también a los polacos a quienes estaba aniquilando en masa.[18] La falsificación del registro de su propia violencia étnica venía determinada por su deseo de comenzar la colaboración con Gran Bretaña y Estados Unidos, quienes junto con la Unión Soviética estaban comenzando a ganar la guerra contra la Alemania nazi.

En 1946, Mykola Lebed publicó “UPA: Ejército Insurgente Ucraniano. Génesis, ascenso y hechos en la lucha de la nación ucraniana por un Estado unido independiente”, en el cual negaba la participación de la OUN-B en los pogroms en el verano de 1941, la limpieza étnica en Volinia y el este de Galitzia en 1943 y 1944 y el asesinato de judíos por parte de la UPA. Lebed sucedió a Bandera como jefe de la OUN-B en 1941 y mantuvo este cargo hasta mayo de 1943. Dejó Ucrania en 1944 para establecer contactos con Gran Bretaña y Estados Unidos. Después de la Segunda Guerra Mundial, colaboró con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Cuerpo de Contrainteligencia (CIC) y fue uno de los activistas políticos más influyentes de la Guerra Fría en Ucrania.[19]

En su publicación de 1946, Lebed estableció la manera estándar de negar las atrocidades cometidas por la OUN y el UPA. En primer lugar, esto se llevó a cabo afirmando que la OUN y el UPA eran un movimiento patriótico, antisoviético y antialemán que luchaba por la independencia de Ucrania. En segundo lugar, retrató a los judíos y polacos como agresores y a los nacionalistas ucranianos como víctimas de los regímenes alemán y soviético.[20]

Otro influyente intérprete de derecha radical de la Guerra Fría de la historia de OUN y UPA fue Mirchuk, el jefe del aparato de propaganda de la OUN en 1939.[21] Mirchuk fue un escritor prolífico. Escribió varios libros sobre la OUN y el UPA, compuso la primera biografía del legendario líder de la OUN-B, Stepán Bandera, en el género de la hagiografía (zhyttia sviatykh) y describió su propio viaje a Israel. Fue en este viaje que trató de convencer a casi todos los que conoció y en particular a los historiadores de Yad Vashem de que los ucranianos, incluidos los activistas de la OUN-B, fueron igualmente víctimas del Holocausto. Con frecuencia mostró su tatuaje de Auschwitz y afirmó que era la mejor evidencia para sus argumentos. Naturalmente, nunca mencionó que él y otros miembros de la OUN-B en Auschwitz habían mantenido el estatus de prisionero político y que solo un número relativamente pequeño de ellos no sobrevivió al campo, mientras que la gran mayoría de los judíos en Auschwitz fueron asesinados allí.[22]

Aunque Mirchuk podría parecer una extraña excepción entre los emigrantes políticos ucranianos de la Guerra Fría, no fue un caso único en absoluto. Un número de otros activistas nacionalistas ucranianos, entre ellos muchos profesores en universidades de Canadá, Alemania, Francia y Estados Unidos con antecedentes biográficos comparables a Mirchuk, representaron valores similares y colectivamente produjeron un poderoso discurso radical orientado a la derecha y la negación en la OUN y UPA. Estos incluyeron: el miembro de la OUN-B y profesor de la Universidad Libre de Ucrania (UFU) en Munich, Wolodýmyr Kosyk;[23] el miembro de la OUN-B y después de la guerra de la Organización de Nacionalistas de Ucrania en el Extranjero (Orhanizatsia Ukraїns’kykh Natsionalistsiv-za kordonom, OUN-z) y profesor en la UFU, Iván Hrynoj;[24] el líder de la OUN-B entre 1968 y 1986 y líder de la ABN entre 1945 y 1986, Iaroslav Stetsko;[25] el miembro de la OUN-B y prolífico productor de memorias históricas, Mykola Klymyshyn;[26] el miembro de la OUN-B Stepán Lenkavskyi;[27] el líder de la OUN-B Stepán Bandera;[28] el miembro de la OUN y rector de UFU desde 1968 hasta 1986, Volodýmyr Ianiv;[29] el ya mencionado Mykola Lebed ‘; el miembro de la OUN-B, Román Ilnyts’kyi ‘;[30] el miembro de la OUN, profesor de la Universidad de Rutgers (en los EE.UU.) y autor de numerosas publicaciones sobre OUN, UPA y Waffen-SS Galizien, Tarás Hunczak;[31] el insurgente del UPA, editor de la antología del archivo monumental Litopys UPA y profesor de la Universidad McMaster (Canadá), Petró Potichnyj;[32] el veterano de la Waffen-SS Galizien Vasýl Veryha;[33] el veterano de la Waffen- SS Galizien y profesor de la Universidad Johann Wolfgang Goethe de Frankfut am Main de 1965 a 1982, Oleksa Horbatsch;[34] el veterano de la Waffen-SS Galizien y rector de UFU de 1993 a 1995, Román Drazhnovskyi;[35] y el veterano de Waffen-SS Galizien y canciller de la Universidad de Alberta (Canadá) de 1982 a 1986 Petró Savaryn.[36]

El discurso producido por estos individuos y otros emigrantes retrató a OUN, UPA y Waffen-SS Galizien como un «movimiento de liberación» patriótico y democrático. Las atrocidades cometidas por ellos, en particular la participación de la OUN en los pogromos de 1941, la limpieza étnica en Volinia en 1943 y el este de Galitzia en 1944, el asesinato de judíos por la UPA en 1943–4 y el asesinato de ucranianos “no leales” durante el conflicto con los soviéticos no aparecieron en su discurso. Los nacionalistas ucranianos publicaron simultáneamente documentos falsificados para ocultar y borrar la naturaleza violenta y fascista de la OUN. Por ejemplo, en 1955, la OUN reimprimió en la antología “La OUN a la luz de las resoluciones de los grandes congresos” las resoluciones del Segundo Gran Congreso de la OUN en Cracovia en abril de 1941 en el que la OUN adoptó el saludo fascista de levantar el brazo derecho. «Un poco a la derecha, un poco por encima del pico de la cabeza» mientras decía «¡Gloria a Ucrania!» (Slava Ukraїni!) Y responde «¡Gloria a los héroes!» (Heroiam Slava!). La publicación de 1955 omitió esta parte particular del texto.[37]

Otro ejemplo interesante de no solo falsificar sino también celebrar documentos falsificados es el texto de la proclamación del Estado ucraniano el 30 de junio de 1941. La versión falsificada de este documento fue republicada durante muchos años poco antes del aniversario del 30 de junio en varios periódicos ucranianos de derecha radical, incluyendo Homin Ukraїny, con sede en Toronto, Ukraїnska dumka, con sede en Londres, y Shliaj peremohy, con sede en Munich, así como revistas como Vyzvolnyi shliaj y la ABN Correspondence. Las frases de admiración por Hitler y las expresiones de deseo de una estrecha colaboración con la «Gran Alemania nacionalsocialista que bajo el liderazgo de Adolf Hitler está creando un nuevo orden en Europa» siempre se dejaron de lado. El documento incompleto se celebró entonces como un acto valiente y antialemán de «renovación de la condición de un Estado ucraniano».[38]

El discurso de la derecha radical sobre la OUN, el UPA y la Waffen-SS Galizien se hizo tan persistente, omnipresente y evidente que en la década de 1980 incluso personas que en la década de 1990 comenzarían a investigar críticamente la OUN y el UPA, como John-Paul Himka y David Marples, consideraron a la OUN-B y en particular al UPA como un «movimiento de liberación» e ignoraron o negaron su naturaleza antisemita y ultranacionalista. En un artículo publicado en Labor Focus on Eastern Europe en 1982 sobre la oposición en Ucrania, Himka caracterizó al UPA como «una fuerza de resistencia antinazi y posteriormente antisoviética» y no mencionó ninguna atrocidad cometida por él o por la OUN.[39] En un artículo publicado en 1985 en el Ukrainian Weekly, David Marples criticó los crímenes de OUN y UPA contra judíos, polacos, ucranianos y rusos no nacionalistas, alegando que «algunas acciones indisciplinadas por parte de un grupo armado fueron casi inevitables». Luego afirmó que el UPA era una fuerza multicultural:» según una fuente occidental, los grupos de nacionalidad dentro de las filas [del UPA] incluían azerbayanos, uzbekos, tártaros y judíos».[40]

Las reinterpretaciones nacionalistas postsoviéticas

Los disidentes y activistas nacionalistas de fines de la década de 1980 no inventaron las narrativas orientadas a la negación de la derecha radical, como se mencionó anteriormente, sino que las tomaron de las publicaciones producidas por las organizaciones OUN-B, ZCh OUN, OUN-z y otras organizaciones de emigrantes. Este material llegó a Ucrania a través de diferentes canales. Uno de estos canales fue facilitado por académicos como John-Paul Himka, quien fue a Ucrania en las décadas de 1970 y 1980 para trabajar en los archivos y socializar con la intelectualidad local.[41] Las publicaciones anticomunistas que Himka distribuyó entre los intelectuales occidentales ucranianos fueron reproducidos por el OUN-z. Su producción y distribución en Ucrania podría haber sido parte del programa de la Guerra Fría OUN-z Prolog fundado y patrocinado por la CIA. La OUN-z, como todas las demás facciones de la OUN, consideraba a los miembros de la OUN, los insurgentes del UPA, los soldados de la Waffen-SS Galizien o colaboradores como Kubiiovych, que estuvo involucrado en la arianización de la propiedad judía, como luchadores por la libertad o héroes nacionales. Negó o ignoró las atrocidades cometidas por la OUN y el UPA, su participación en el Holocausto y su colaboración con la Alemania nazi.[42] Otra forma de familiarizar a los disidentes ucranianos con la narrativa radical orientada a la negación de la derecha fue el contrabando de obras tales como la colección de artículos de Bandera “Perspectivas de la revolución ucraniana” dentro de las portadas de “De la historia de la colectivización de la agricultura en los óblasts occidentales de la RSS de Ucrania” y tratando de incluirlos en los catálogos de las bibliotecas.[43] Muchas de las publicaciones producidas en Occidente durante la Guerra Fría por los veteranos de guerra de la OUN, UPA y Waffen-SS Galizien indicados anteriormente fueron reimpresos en Ucrania después de 1991. Algunos de los periódicos y revistas de la Guerra Fría fundados por los emigrantes de la OUN, como Shliaj peremohy o Vyzvolnyi shliaj, fueron reubicados en Ucrania. Los historiadores en el oeste de Ucrania generalmente aceptaron la narrativa radicalmente correcta y orientada a la negación. En contraste con el discurso soviético, la nueva narrativa ultranacionalista parecía ser democrática, crítica y verdadera tanto para los historiadores más antiguos entrenados en el canon del marxismo-leninismo como para los historiadores más jóvenes que comenzaron su educación universitaria después de 1991. Es muy probable que la mayoría de ellos no se dieron cuenta de que la nueva interpretación de la historia de la OUN y el UPA fue inventada por los veteranos de OUN, UPA y Waffen-SS Galizien durante la Guerra Fría. Además, algunos de los historiadores radicales de derecha de la OUN-B emigrados abrieron institutos académicos en Ucrania para promover su versión de la historia.

Volodýmyr Viatrovych y el Instituto para el Estudio del Movimiento de Liberación

El instituto más prolífico e influyente abierto por la OUN-B en Ucrania ha sido el Instituto para el Estudio del Movimiento de Liberación (Tsentr doslidzhen ‘vyzvol’noho rukhu, TsDVR).[44] Está ubicado en el edificio de la Academia de Ciencias, en el número 4 de la calle Kozelnytska, en Lviv.[45] Los empleados del instituto, por un lado, republican obras orientadas a la negación de la derecha radical escritas por veteranos de la OUN, UPA y Waffen-SS Galizien y, por otro, producen obras propias en la narrativa inventada por los emigrados nacionalistas. El historiador más prolífico de la TsDVR es Volodýmyr Viatrovych. Al igual que Mirchuk antes que él, Viatrovych ha producido una serie de monografías y artículos sobre la naturaleza heroica y patriótica de los nacionalistas ucranianos. En sus publicaciones, Viatrovych retrata a la OUN y el UPA como un movimiento de «liberación nacional» y afirma que no colaboraron con la Alemania nazi sino que se opusieron al imperialismo alemán y soviético. También como Mirchuk y otros veteranos de OUN, UPA y Waffen-SS Galizien, Viatrovych ha negado la mayoría de los crímenes de guerra y atrocidades cometidos por OUN y UPA.[46]

Después de que Victor Iúshchenko se convirtiera en el presidente de Ucrania en enero de 2005 y estableció el Instituto Ucraniano de la Memoria Nacional (Ukraїnskyi instytut natsionalnoїpamiati, UINP) en 2006 en Kíev, Viatrovych se convirtió en el director de los archivos del Servicio de Seguridad de Ucrania (Sluzhby bezpeky Ukraïny, SBU) y, a su vez, uno de los historiadores estatales más autorizados. Durante la presidencia de Iúshchenko, la narrativa de Viatrovych, y por lo tanto también la de los veteranos de la OUN, UPA y Waffen-SS Galizien, fue promovida como la narrativa nacional oficial de la historia ucraniana. Ihor Iujnovskyi, el jefe de la UINP, comentó sobre uno de los libros de Viatrovych, “El ejército insurgente ucraniano: El ejército de los invictos”, con un típico estilo postsoviético:

El libro que está frente a usted está escrito por autores que pertenecen a una nueva generación de historiadores ucranianos, y ofrece una descripción completa de la heroica lucha del Ejército Insurgente de Ucrania. Estoy convencido de que todo ciudadano ucraniano que lo lea estará convencido de que nuestra gente no solo es buena, bella y trabajadora, sino también heroica. El lector estará convencido de que la independencia nos llegó como resultado de una larga y heroica lucha. Lee este libro. Mirando las caras de los héroes del UPA, posiblemente también encuentres tu propia semejanza.[47]

Una de las publicaciones más populares de Viatrovych ha sido el libro de 140 páginas titulado “La actitud de la OUN hacia los judíos. La formación de una posición a la luz de una catástrofe.” Himka y Tarás Kurylo comentaron sobre la metodología que utilizó Viatrovych en esta publicación:

Viatrovych logra exonerar a la OUN de los cargos de antisemitismo y complicidad en el Holocausto solo mediante el uso de una serie de procedimientos altamente dudosos: rechazar las fuentes que comprometen a la OUN, aceptar fuentes censuradas sin crítica de los círculos de emigrantes de la OUN, sin reconocer el antisemitismo en los textos de la OUN , limitando la base fuente a las proclamaciones y decisiones oficiales de la OUN, excluyendo las memorias judías, negándose a considerar factores contextuales y comparativos, no consultando las colecciones de documentos alemanes e ignorando la gran cantidad de monografías históricas sobre su tema escritas en los idiomas inglés y alemán.[48]

En toda la monografía, Viatrovych introdujo solo un artículo crítico sobre el antisemitismo de la OUN y su participación en los pogromos, escrito por Berkhoff y Carynnyk, pero luego simplemente lo rechazó con la afirmación de que le recuerda a las publicaciones soviéticas.[49] En cambio, él afirmó que Hunczak había realizado la mejor investigación sobre este tema y repitió la afirmación de Hunczak de que el estereotipo del «judeo-bolchevismo» no era un estereotipo sino una realidad.[50]

Del mismo modo, Viatrovych introdujo varios documentos en los que miembros de la OUN como Lenkavskyi argumentaron que «con respecto a los judíos adoptaremos cualquier método que conduzca a su destrucción» o en el que la OUN se distancie de la violencia antijudía, solo para reclamar posteriormente que son «falsificaciones con el propósito de provocar».[51] En este sentido, no sería una sorpresa que Viatrovych negara la participación de OUN en los pogromos en julio de 1941 y que el UPA asesinó a judíos escondidos en el bosque , o los obligó a trabajar para ellos.[52] Además, Viatrovych no solo negó el asesinato de judíos de la OUN y el UPA, sino que también equiparó el destino de la OUN con los judíos al publicar fotos de una fila de hombres jóvenes, quienes según el pie de foto son miembros de la OUN que fueron ejecutados por alemanes, junto a imágenes de una fosa común que contiene cuerpos de judíos.[53]

Además de negar que la OUN y el UPA mataron judíos, Viatrovych dedicó una gran cantidad de espacio a argumentar que los judíos que trabajaban para el UPA fueron rescatados por el UPA. Para fundamentar esta afirmación, proporcionó pocos, en total no más de 10, testimonios de judíos que sobrevivieron a su tiempo con el UPA. Omitió mencionar que los judíos sobrevivieron al UPA principalmente por accidente o mientras se escondían y esperaban al Ejército Rojo, o al escapar al Ejército Rojo. También ignoró el hecho de que la SB del OUN-B emitió órdenes para liquidar a los judíos poco antes de la llegada del Ejército Rojo.[54]

Uno de los pocos judíos «rescatados» por el UPA presentado por Viatrovych, Stella Krentsbach, es más que probable que sea una persona ficticia. El ex jefe del aparato de propaganda de la OUN, Mirchuk, publicó su testimonio de cómo sobrevivió al UPA como enfermera. Dada la narrativa unilateral y de disculpa del «testimonio», parece haber sido escrito por un nacionalista ucraniano y no por un judío que realmente sobrevivió en el UPA.[55] De manera similar, Viatrovych introdujo con orgullo información sobre la esposa de Shujevych, Natalia Shujevych, quien ayudó a una niña judía en 1942–3, tomada de las cuentas de dos líderes del UPA, Vasyl Kuk y Román Shujevych. En línea con esto, no mencionó que el batallón Nachtigall, en el que Shujevych era un oficial de enlace y político principal de la OUN, según Víktor Járkiv «Jmara», un soldado de este batallón, «disparó en dos pueblos a todos los judíos que se encontró allí” en 1941 o que en 1943 y 1944 el UPA con Shujevych como su comandante en jefe mató a varios cientos de judíos.[56]

De una manera no muy diferente de la negación de la violencia antijudía, Viatrovych también negó la violencia antipolaca, en particular la limpieza étnica de Volinia en 1943 y en el este de Galitzia en 1944. En un artículo sobre los objetivos del TsDVR, Viatrovych repitió la retórica de la propaganda de la OUN de los años 1930 y 1940, mientras la aplicaba al presente:

Hoy percibimos el asalto de las fuerzas anti ucranianas que intentan representar a los miembros del movimiento ucraniano de liberación nacional como villanos de muchas maneras diferentes. Especialmente los pseudohistoriadores polacos, que publicaron muchas «investigaciones» sobre las víctimas polacas de manos de los banderistas, se hacen visibles a este respecto. Desafortunadamente hasta hoy no hubo una reacción adecuada a estas publicaciones por parte de académicos ucranianos.[57]

Es difícil adivinar a quién identificó Viatrovych como los «pseudohistoriadores polacos», pero uno de los principales historiadores que trabajan sobre el UPA, Grzegorz Motyka, es polaco y ha publicado sus trabajos en polaco.

La naturaleza democrática del movimiento nacionalista ruso y el rescate de judíos por la OUN y el UPA

A diferencia de Viatrovych, Alexander Gogun ha publicado algunos trabajos bien investigados y críticos sobre los partisanos soviéticos.[58] Sin embargo, en contraste con estas publicaciones, el enfoque de Gogun sobre el OUN y la UPA no difiere sustancialmente del de Viatrovych o del TsDVR. Quizás debido al vehemente anti-sovietismo y anticomunismo de Gogun, su valiosa investigación sobre los partidarios soviéticos no se correlaciona con sus escritos sobre el OUN y la UPA.

Al igual que Viatrovych, Gogun ha publicado material sobre la actitud del UPA hacia los judíos. Junto con el historiador asociado a TsDVR Oleksandr Vovk, Gogun escribió: «Judíos en la lucha por una Ucrania independiente», publicado por primera vez en la revista Korni. Al igual que otros artículos y su monografía, se volvió a publicar en el sitio web de la derecha radical OUN–UPA, en el que también se pueden encontrar varios artículos y libros de Mirchuk, Viatrovych y varios otros historiadores nacionalistas.[59]

En el artículo «Judíos en la lucha por una Ucrania independiente», Gogun y Vovk dieron la impresión de que los judíos sirvieron y lucharon voluntaria y entusiastamente en el UPA por un Estado ucraniano independiente y que la violencia antijudía realizada por el UPA fue marginal y accidental. Desde el comienzo del artículo pusieron en duda el componente antisemita detrás de la ideología ultranacionalista ucraniana, los pogromos de 1941 y el asesinato de judíos por policías ucranianos con una referencia típica postsoviética a los «estereotipos de propaganda soviética»:

Al escribir sobre las relaciones entre Ucrania y los judíos en el siglo XX, cada historiador enfrenta el problema de la actitud de los judíos hacia el movimiento de liberación nacional de los ucranianos. Por lo general, las descripciones se basan en los estereotipos de la propaganda soviética: pogromos, antisemitas nacionalistas ucranianos, la participación de policías ucranianos en el Holocausto, etc.

La frase «la actitud de los judíos hacia el movimiento de liberación nacional» es típica de la argumentación radical de la derecha. Implica que la violencia de un movimiento nacionalista no se supone que sea el principal problema de investigación, sino más bien la «actitud de los judíos» hacia el movimiento violento y antisemita.

Gogun y Vovk no negaron que el UPA fue formado por la OUN-B, pero disminuyeron la derecha radical y la naturaleza fascista de esta organización, la colaboración con la Alemania nazi entre 1939 y 1941 y nuevamente en 1944 y 1945 y su participación en la violencia étnica y política. También afirmaron que la OUN-B abandonó el antisemitismo por completo en 1942. Como evidencia, proporcionaron una resolución aprobada en una conferencia de la OUN-B en abril de 1942 que en realidad confirma que la OUN-B era consciente de su «actitud negativa hacia los judíos»:

A pesar de [nuestra] actitud negativa hacia los judíos como una herramienta del imperialismo bolchevique ruso, no creemos que sea conveniente en el momento actual de la situación internacional participar en acciones antijudías para evitar convertirse en una herramienta ciega en manos ajenas y volverse la atención de las masas lejos de los principales enemigos.[60]

Los autores no especificaron cuándo exactamente en 1942, en qué conferencia, bajo qué circunstancias y por qué razones la OUN-B aprobó esta resolución. Lo citan principalmente para argumentar que la OUN-B cambió su actitud hacia los judíos y que el UPA luchó solo contra la Unión Soviética, la Alemania nazi y Polonia por un Estado ucraniano independiente. El hecho de que la actitud de OUN-B y UPA hacia los judíos pudiera tener algo en común con su actitud hacia los polacos, a quienes mataron, según Motyka, entre 70,000 y 100,000 en 1943 y 1944, no atrajo la atención de Gogun y Vovk. Del mismo modo, no les llamó la atención que el miembro principal de la OUN-B, Lenkavskyi, afirmara durante la Revolución Nacional de Ucrania en 1941, que también tuvo lugar en el momento de los pogromos, que “con respecto a los judíos adoptaremos cualquier método que conduzca a su destrucción». Del mismo modo, logran ignorar que el proclamador del Estado ucraniano, Stetsko, afirmó en su autobiografía, escrita en Berlín poco después del pogromo, que «apoya la destrucción de los judíos y la conveniencia de importar los métodos alemanes para exterminar el judaísmo en Ucrania, vetando su asimilación y cosas por el estilo».[61]

Tales omisiones en la información y los documentos son sorprendentes dado el hecho de que las publicaciones de Gogun sobre los partisanos soviéticos están escritas sobre la base de documentos de los mismos archivos que contienen las colecciones de documentos sobre la naturaleza ultranacionalista de la OUN-B y sobre la violencia étnica y política llevada a cabo por la OUN-B y UPA. Esto significa que Gogun trabajó con estas colecciones de documentos, pero no se dio cuenta de la propaganda antisemita de la OUN-B, el asesinato de judíos durante los pogromos en 1941 o la liquidación de los sobrevivientes del ghetto judío por el UPA y la policía ucraniana. En cambio, usó solo algunos de los documentos para promover la imagen radicalmente correcta de la OUN-B y UPA establecida después de la Segunda Guerra Mundial por los veteranos de esas unidades.[62]

La negación de Gogun y Vovk del asesinato de judíos por el UPA se asemeja a la negación ritualizada aplicada por Viatrovych y Mirchuk. Gogun y Vovk no presentaron ningún documento que confirme que el UPA y la SB del OUN-B asesinaron a judíos poco antes de la llegada del Ejército Rojo al oeste de Ucrania. Presentan casos documentados de médicos judíos en el UPA, pero no preguntaron cómo los médicos judíos, las enfermeras y otro personal judío ingresaron en el UPA, si fueron amenazados o forzados y, en particular, si sobrevivieron trabajando para el UPA. En todo el artículo se refieren a un solo documento sobre dos médicos judíos que fueron asesinados por los partidarios del UPA, pero luego, en conclusión, argumentan: «Sin embargo, podemos determinar el hecho de la participación de judíos en el movimiento de liberación nacional ucraniano de la nación ucraniana en la década de 1940».[63]

Como tal, llegan exactamente al mismo punto alcanzado después de la Segunda Guerra Mundial por los emigrados de la OUN-B y el UPA, quienes durante la Guerra Fría negaron masivamente su propia participación en el Holocausto y se promocionaron como luchadores por la libertad antisoviéticos y antialemanes. La principal diferencia entre negar la participación del UPA en el Holocausto durante la Guerra Fría y en el período post-soviético es el hecho de que después de 1991 los archivos que contienen información sobre los temas relevantes estaban abiertos a los historiadores y Gogun y Vovk son historiadores que deberían haber revisado estos documentos. Sin embargo, Gogun y Vovk prefieren centrarse en publicaciones de emigrantes orientadas a la negación como la de Lebed, “UPA: Ejército Insurgente de Ucrania de 1946”, que en los documentos de archivo relevantes. La única observación crítica que hacen de las publicaciones de Lebed es: «Quizás, Lebed embelleció un poco la cooperación ucraniana-judía con un objetivo propagandista, pero la participación de los judíos en la UPA es un hecho histórico definitivo».[64]

Los autores terminaron su artículo de una manera no menos problemática de lo que comenzaron. Termina con la afirmación de que en la década de 1940 los judíos sirvieron en el «Ejército Interior polaco, el ejército de Vlasov, las unidades judías partisanas, el Ejército Rojo, la Wehrmacht y la policía judía colaboracionista, sí, también hubo tal [policía]. El UPA no se convirtió en una excepción, luchó por una Ucrania independiente, contra Hitler y Stalin”. De este modo, Gogun y Vovk detectaron judíos en los ejércitos involucrados en el Holocausto para afirmar que rescataron a judíos como UPA. Este enfoque, por un lado, equipara la Wehrmacht con la policía judía y, por otro, rehabilita a esos ejércitos.[65]

En un artículo sobre el ROA de Andrei Vlasov titulado «Judíos en el Movimiento de Liberación de Rusia», también republicado en el sitio web ultranacionalista OUN–UPA, Gogun hizo que sus opiniones de derecha radical fueran aún más explícitas. Afirmó: «El movimiento de Vlasov fue un movimiento democrático». La mejor evidencia de Gogun para esta suposición fueron unos pocos soldados no rusos que descubrió por medio de la monografía de Kirill Aleksandov sobre el ROA. Entre estos soldados no rusos en el ROA, Gogun enfatizó especialmente la presencia de tres judíos que, según él, son prueba de la naturaleza democrática del ROA. Al tratar de entender este razonamiento, uno solo puede suponer que para Gogun, como otros intérpretes radicales de derecha del movimiento colaboracionista, nacionalista o fascista, todo lo antisoviético es democrático. En línea con esta lógica, Adolf Hitler y Benito Mussolini también parecen ser demócratas, ya que ellos también eran antisoviéticos y anticomunistas.[66]

Además de representar a la OUN, UPA y ROA como democráticos o multiculturales, en sus publicaciones y discursos, Gogun y Aleksandov optaron por la rehabilitación de los líderes de estos movimientos. Aleksandov argumentó en un artículo sobre Bandera que él, como «historiador moscovita», no podía criticar a Bandera y al OUN-UPA porque su naturaleza estaba distorsionada por los estereotipos soviéticos. Afirmó que una investigación crítica de Bandera y su movimiento es menos importante que la refutación de los mitos soviéticos. Sin embargo, a través de la negación de los mitos soviéticos sobre Bandera, Aleksandov presentó a Bandera como un héroe ucraniano que merece ser honrado como Vlasov o Hitler en los círculos neonazis.[67] Dos días antes del centenario del aniversario de Bandera y el quincuagésimo aniversario de su muerte, Gogun pronunció un discurso en la Biblioteca Memorial de Berlín de las Víctimas del Comunismo y el Estalinismo sobre el político ultranacionalista ucraniano. El texto del discurso publicado de Gogun se parece a la argumentación de sus artículos. Al principio, Gogun comparó la era después del 11 de septiembre de 2001 con la era después del asesinato de Bandera el 15 de octubre de 1959. Al presentar Bandera, enfatizó que su nombre significa «bandera» en italiano y polaco y que para un «Europa del Este él [Bandera] es un símbolo real de los seguidores radicales de la independencia de Ucrania”. Al igual que en sus otros artículos, no hubo información sobre la violencia antijudía de la OUN o el UPA, aunque encontramos información sobre la lucha anti-polaca del UPA e información detallada sobre la violencia antisoviética del UPA.[68]

En su monografía “Entre Hitler y Stalin. Los insurgentes ucranianos”, también republicados en el sitio web ultranacionalista OUN–UPA, Gogun no incluyó ninguna información sobre los pogromos en 1941 o sobre el asesinato de judíos por parte del UPA. En cambio, encontramos imágenes de placas conmemorativas nacionalistas, como la proclamación del Estado ucraniano el 30 de junio de 1941, un monumento para Román Shujevych y una piedra de la base del monumento a Stepán Bandera en Lviv. No habría nada de malo en publicar tales fotografías en una monografía académica si el autor las hubiera comentado críticamente y explicado su naturaleza propagandística. Sin embargo, Gogun no hizo esto ni en los subtítulos ni en el contenido del libro. Por lo tanto, el autor informa al lector que la construcción de monumentos para políticos como Stepán Bandera o criminales de guerra como Román Shujevych es un resultado normal de la historia.[69]

Exposición y negación

Mientras trabajaba en el último capítulo de mi disertación «Stepán Bandera: La vida y la posteridad de un fascista ucraniano, 1909–2009», exploré presentaciones de la derecha radical sobre Bandera en Internet. En el sitio web ultranacionalista OUN–UPA, entre libros y artículos de historiadores como Viatrovych y Mirchuk, descubrí las publicaciones de Alexander Gogun. Esto me sorprendió porque conocía los trabajos de Gogun sobre los partisanos soviéticos, que me parecían académicos y bien investigados. Al leer varias de las publicaciones de Gogun en el sitio web OUN–UPA, me di cuenta de que las publicaciones de Gogun sobre la OUN y el UPA encajaban bien en la narrativa de la derecha radical post-soviética y no se republicaron accidentalmente en este sitio web. Decidí escribir un breve artículo sobre el trabajo de Gogun y Vovk “Judíos en la lucha por una Ucrania independiente”, que se publicó en el foro DefendingHistory.com.[70] Gogun respondió a mi artículo y luego a una breve respuesta escrita por el editor de DefendingHistory.com, Dovid Katz.[71]

En su primera respuesta, publicada el 23 de agosto de 2011, Gogun argumentó que debido a los nuevos «descubrimientos de archivo y los trabajos de colegas que han aparecido recientemente», hoy escribiría su artículo de manera diferente a como lo había hecho en 2004 y 2005. Después de 2005, sí que aparecieron importantes trabajos sobre el Holocausto ucraniano y la OUN-UPA, pero las publicaciones académicas sobre los pogromos de 1941 y sobre la violencia antijudía de la UPA estuvieron disponibles años antes de 2004. Por ejemplo, en 1996 salió la monografía de Dieter Pohl sobre la ocupación alemana del este de Galitzia. En 1999, Karel Berkhoff y Marco Carynnyk publicaron un artículo en Harvard Ukrainian Studies sobre la autobiografía antisemita de Stetsko de 1941. En 2001, el artículo de Hans Heer sobre el pogromo en Lviv apareció en Zeitschrift für Geschichtswissenschaft, y un año después, en la misma revista, un artículo de Bernd Boll sobre el pogromo en Zlochiv. Esto sugiere que uno podría haber encontrado información sobre la violencia antijudía de la OUN y el UPA si la hubiera buscado, en lugar de seguir el discurso de derecha radicalmente orientado a la negación establecido por los emigrados de la OUN.[72]

En realidad, las publicaciones sobre el pogromo de Lviv habían aparecido poco después del final de la Segunda Guerra Mundial y los artículos sobre la violencia antijudía del UPA aparecieron durante la Guerra Fría en la década de 1950. Sus autores no sabían exactamente en qué medida la OUN estaba involucrada en los pogromos, ya que no tenían acceso a los documentos sobre la OUN de los archivos soviéticos, pero tenían claro el hecho de que los nacionalistas ucranianos estaban involucrados en violencia contra los judíos. Por ejemplo, en 1945 el historiador Philip Friedman publicó “Destrucción de los judíos de Lviv” y en 1958 “Relaciones ucraniano-judías durante la ocupación nazi”. Además, una serie de memorias de supervivientes, varias de las cuales también confirmaron la participación de nacionalistas ucranianos en la violencia antijudía, comenzaron a aparecer ya en 1945. Sin embargo, estas publicaciones han sido etiquetadas como propaganda anti-ucraniana por el poderoso discurso de la derecha radical establecida emitido por los emigrados ucranianos. Este discurso fue respaldado por la política antisoviética de la Guerra Fría. La obra de Lebed “UPA: el ejército insurgente ucraniano” fue considerado por los historiadores nacionalistas y de derecha radical como más confiable que las memorias de los sobrevivientes del Holocausto o, por ejemplo, la publicación de Friedman, aunque Friedman era un historiador y no un activista político nacionalista involucrado en las atrocidades cometidas por la OUN y el UPA.[73]

Del mismo modo, Gogun afirmó en su respuesta que en sus otras publicaciones no ignora la cuestión judía y la violencia antijudía de la OUN – UPA. Sin embargo, si uno consulta sus publicaciones, se puede ver que esto no es cierto. En la monografía “Entre Hitler y Stalin. Los insurgentes ucranianos”, su discurso sobre Bandera en 2009 o en su última monografía sobre partisanos en Ucrania, Gogun omitió los pogromos de 1941, aunque son un evento central para el tema de esas tres publicaciones.[74]

Además de afirmar la inexistencia de publicaciones relevantes y omitir hechos relevantes en sus otras publicaciones, Gogun afirmó que no se puede confiar en los testimonios de supervivientes citados por otros historiadores. Argumentó que mi trabajo «cita generosamente [s] testimonios indirectos de terceros con prejuicios políticos». Sin embargo, los testimonios que cité fueron presentados por Friedman en su artículo «Relaciones entre Ucrania y los judíos durante la ocupación nazi». Friedman los presentó en el contexto de la obligación de los judíos a trabajar para el UPA y asesinándolos antes de la llegada del Ejército Rojo. La credibilidad de los testimonios presentados por Friedman está confirmada por otros documentos, como las órdenes de SB de liquidar a los judíos antes de la llegada del ejército soviético. También está confirmado por varios otros testimonios judíos.[75]

Al desaprobar los “testimonios indirectos de terceros con prejuicios políticos”, Gogun se refirió quizás no solo a Friedman, sino también a Franziska Burder, quien en su monografía presentó testimonios del Instituto Histórico Judío de Varsovia. También he citado su monografía. La desaprobación de Gogun se expresó además en su afirmación de que solo soy un «candidato a doctorado diligente del área de estudio» y que mi «conocimiento … deja margen de mejora». Del mismo modo, no pudo decidir si su artículo es académico o no. Primero se refirió a su artículo como un «artículo científico popular», pero algunas líneas después no estuvo de acuerdo con que colocara la palabra «académico» entre comillas cuando se refirió a su artículo.[76]

La actitud de Gogun hacia los historiadores que citan documentos que no confirman los prejuicios nacionalistas se asemeja a la desaprobación de Viatrovich a las publicaciones de Richard Breitman y Norman J.W. Goda “La sombra de Hitler, “Criminales de guerra nazis” o “La inteligencia de EE.UU. y la Guerra Fría”, que contiene un capítulo sobre la colaboración de la OUN con los servicios de inteligencia occidentales después de la Segunda Guerra Mundial. Breitman y Goda presentaron documentos de la Administración Nacional de Archivos y Registros en Washington DC que no confirman los prejuicios establecidos por el discurso de la derecha radical sobre la OUN y el UPA. En reacción a esta publicación, Viatrovych afirmó que Breitman y Goda habían revivido «viejos estereotipos comunistas».[77]

Negar el carácter de derecha radical del sitio web OUN–UPA, que, como ya se mencionó, presenta principalmente publicaciones nacionalistas, fue otra estrategia importante aplicada por Gogun. En su primera respuesta, afirmó que el sitio web es un «sitio web de historia de aficionados sobre el nacionalismo ucraniano». Además, no expresó ninguna objeción a publicar sus artículos en este sitio web. Sin embargo, después de que Dovid Katz criticara más explícitamente el carácter ultranacionalista del sitio web y las intenciones políticas e ideológicas de sus creadores, Gogun cambió su argumento. Dejó de insistir en que el sitio web OUN-UPA es un «sitio web de historia de aficionados sobre el nacionalismo ucraniano» y afirmó que sus publicaciones fueron abusadas por algunos «malhechores». Posteriormente, sin embargo, y hasta el momento de la escritura, las publicaciones de Gogun no han sido eliminadas del sitio web OUN–UPA ni, según mi conocimiento, ha publicado una declaración que confirme que sus artículos y monografía en el sitio web OUN–UPA fueron publicados sin su consentimiento.[78]

Una observación final e importante sobre las respuestas orientadas a la negación de Gogun es que no cambió su actitud hacia el Holocausto y la violencia antijudía de OUN–UPA durante el proceso de discusión de sus textos en DefendingHistory.com. Esto le requeriría distanciarse de sus publicaciones de derecha radical, reconocer el hecho de que las escribió bajo la influencia del discurso orientado a la negación de la derecha radical y reevaluar su actitud hacia el Holocausto y la violencia antijudía de la OUN y el UPA en lugar de continuar protegiendo sus publicaciones problemáticas y su negación.

Las opiniones de Gogun y Viatrovych fueron promovidas por institutos académicos ucranianos fundados durante la Guerra Fría en universidades norteamericanas. Ambos historiadores recibieron becas del Instituto de Estudios Ucranianos de Harvard (HURI). Viatrovych también fue invitado por el HURI al menos dos veces, el 8 de diciembre de 2010 y el 9 de mayo de 2012, para dar conferencias en el instituto. Que yo sepa, los directores del instituto nunca han comentado nada sobre la ofuscación de Viatrovych de la participación ucraniana en el Holocausto o su distorsión sobre la limpieza étnica en Volinia y el este de Galitzia, que él presenta como parte de una «guerra polaco-ucraniana». También el Instituto Canadiense de Estudios Ucranianos (CIUS) en Edmonton fue anfitrión de Viatrovych en noviembre de 2010. Al igual que el HURI, no hizo comentarios sobre su agenda nefasta y orientada a la negación ni explicó por qué había decidido invitarlo.[79] Además, en octubre de 2012, ambos institutos invitaron a Ruslán Zabilyi, cuyo artículo sobre el acto de proclamación del 30 de junio de 1941 se analiza a continuación. El viaje de conferencias de Zabilyi por América del Norte fue organizado y patrocinado por el Congreso ucraniano canadiense, la Liga de canadienses ucranianos, la Liga de mujeres canadienses ucranianas, la Asociación de jóvenes ucranianos de Canadá, la Sociedad de veteranos del UPA y el periódico de la OUN-B «Ukrainian Echo»[80]

Autobiografía de Iaroslav Stetsko

Hasta cierto punto, la negación de Gogun se asemeja a otro incidente muy inquietante que ocurrió una década antes. En 1999, Marco Carynnyk y Karel Berkhoff publicaron el artículo ya mencionado en el que examinaron una breve autobiografía escrita por Iaroslav Stetsko después de haber sido arrestado y llevado el 11 de julio de 1941 a Berlín, donde permaneció bajo arresto domiciliario. La autobiografía de Stetsko contiene información significativa sobre su visión del mundo y sus valores.[81] En su autobiografía, Stetsko escribió:

Aunque considero que Moscú, que de hecho mantuvo a Ucrania en cautiverio, y no a los judíos, como el enemigo principal y decisivo, sin embargo, valoro totalmente el papel innegablemente dañino y hostil de los judíos, que están ayudando a Moscú a esclavizar a Ucrania. Por lo tanto, apoyo la destrucción de los judíos y la conveniencia de llevar los métodos alemanes de exterminar a los judíos a Ucrania, salvo su asimilación y cosas similares.[82]

Al escribir esto, Stetsko repitió lo que había afirmado en su artículo «Nosotros y los judíos» («Zhydivstvo i my») publicado el 3 de mayo de 1939 en “Novyi shliakh” bajo el seudónimo de Zynovii Karbovych.[83]

Aunque investigado con mucho cuidado y escrito profesionalmente, el artículo de Carynnyk y Berkhoff causó confusión entre los historiadores de la derecha radical, quienes durante décadas habían negado las convicciones ultranacionalistas y antisemitas de Stetsko y la OUN. En 2001, Hunczak publicó un comentario y en 2003 Kosyk publicó otro en el “Movimiento de Liberación de Ucrania”, un diario del TsDVR. Hunczak cuestionó la autenticidad del documento y Kosyk lo negó. Ambos afirmaron que el documento es o puede ser una falsificación soviética. Además de esto, Hunczak y Kosyk defendieron a Stetsko y a la OUN-B y negaron y racionalizaron en parte sus opiniones ultranacionalistas y antisemitas sin proporcionar evidencia que pudiera confirmar sus afirmaciones. Además, Hunczak repitió la afirmación de que el UPA rescataba judíos sin mencionar los elementos antisemitas en la ideología de la OUN y la violencia antijudía realizada por los nacionalistas ucranianos durante la Segunda Guerra Mundial. Finalmente, al igual que Viatrovych, Kosyk llamó a la pieza de Carynnyk y Berkhoff un «artículo pseudocientífico».[84]

Iaroslav Hrytsak y las memorias de Ignacy Chiger “World in Darkness”

Otro incidente que se parece a los dos mencionados anteriormente es la revisión de Iaroslav Hrytsak de las memorias de Ignacy Chiger “World in Darkness – Mundo en oscuridad. Memorias de la niña del suéter verde” (Świat w mroku. Pamiętnik dziewczynki ojca w zielonym sweterku), publicado el 17 de febrero de 2012 en “Ukraina moderna”. Al revisar las memorias de Chiger, Hrytsak no mencionó el pogromo en Lviv, aunque el autor de las memorias, como muchos otros supervivientes judíos de Lviv, recordó este evento traumático. En mi revisión de las memorias de Chiger y su recepción en Ucrania, publicada tres meses después de la revisión de Hrytsak en Ab Imperio, señalé esta omisión. Además, también expliqué la problemática equiparación de los regímenes soviético y nazi y la revisión acrítica de la policía judía y ucraniana que Hrytsak emprendió con la ayuda de las memorias.[85]

En respuesta a mi revisión, Hrytsak no admitió haber hecho nada incorrecto. En cambio, se presentó como alguien que se dedica «al desarrollo de estudios judíos en dos universidades ucranianas líderes: la Universidad Nacional Academia Kyiv-Mohyla y la Universidad Católica de Ucrania», y que en «declaraciones públicas [ha] afirmado sistemáticamente que los ucranianos deben reconocer primero su papel en el Holocausto antes de embarcarse en cualquier discusión sensata sobre el Holocausto».[86] Luego afirmó que no “se centró en el pogromo de Lviv del verano de 1941” porque “este evento ya ha sido cubierto por los medios de internet de Ucrania y se ha debatido mucho. Por lo tanto, supuse que los potenciales lectores ucranianos estaban al tanto de esa historia y podían contextualizar este momento en las memorias de Chiger por sí mismos”. Sin embargo, dado el hecho de que los pogromos en Ucrania y, en particular, la participación de la población local en esos hechos han sido descuidados por los medios ucranianos y apenas discutidos por los intelectuales ucranianos, la declaración de Hrytsak es desconcertante. Es aún más cuestionable «cómo potenciales lectores ucranianos» (que no leyeron las memorias de Chiger y que por su educación escolar o por los discursos orientados a la negación post-soviética piensan que los ucranianos no participaron en los pogromos y otros eventos relacionados con el Holocausto) sabían que, en sus memorias, Chiger describió la participación de la población local en el pogromo.[87]

En su respuesta, Hrytsak, como Gogun, no solo rechazó cualquier responsabilidad por lo que escribió, sino que también afirmó que tanto él como Chiger fueron víctimas de mi «lectura arbitraria». Argumentó que no equiparaba el régimen soviético y nazi con la ayuda de las memorias de Chiger y que su descripción de la policía judía y ucraniana no es problemática.[88] En lugar de discutir las preguntas relacionadas con el tema, se centró en culparme por plantear estas preguntas e indagar sobre la OUN, el UPA y el Holocausto en Ucrania. Afirmó que mi «intervención en los debates profesionales y públicos de Ucrania demuestra ser contraproducente» e insinuó de ese modo que debería permitirle a él y a otros historiadores confundir sobre el Holocausto o negar los pogromos y otros eventos relacionados con el Holocausto como lo han hecho en las últimas dos décadas.[89] También argumentó que soy responsable del «escándalo» en torno a mi viaje de conferencias a Ucrania, organizado en febrero y marzo de 2012 por el Heinrich Böll Stiftung, el Servicio Alemán de Intercambio Académico y la embajada alemana en Kiev[90]. Las conferencias fueron impedidas por el partido ultranacionalista Svoboda y por intelectuales en Ucrania que, aunque en general criticaron a Svoboda, apoyaron los objetivos del partido y utilizaron argumentos similares. Dos de estos historiadores fueron Vasyl Rasevych y Pavló Slobodko. Al igual que los activistas de la derecha radical Svoboda, Rasevych me llamó «propagandista» y afirmó que nadie había leído nunca mis artículos publicados en varias revistas académicas líderes. Argumentó que nunca debería ser invitado a Ucrania para dar conferencias sobre Stepán Bandera y la violencia política y étnica de la OUN y el UPA. Slobodko utilizó un patrón de argumento similar en sus espectaculares artículos. Sus artículos realmente movilizaron a los activistas de Svoboda para participar en varias protestas y actividades de derecha radical. Además, Slobodko volvió a publicar una colección selectiva de comentarios de un debate que tuvo lugar en el foro de Facebook «Memory at War» y que solo era accesible para sus miembros. Hrytsak no hizo comentarios sobre este comportamiento poco ético, sino que afirmó que «difícilmente podría sospecharse [estos dos «historiadores ucranianos más jóvenes «] de simpatizar con el nacionalismo ucraniano».[91]

En la misma respuesta, Hrytsak también dio a entender que soy un «mal historiador que hace creer que tiene toda la razón». Cuando uno compara esto y los otros comentarios de Hrytsak con el comentario de Gogun sobre mí como un «candidato de doctorado diligente», o el comentario de Viatrovych sobre Motyka y otros historiadores polacos como «pseudohistoriadores polacos», o su comentario sobre la publicación de Carynnyk y Berkhoff como un «artículo pseudocientífico», se hace evidente que este tipo de denigración es una táctica comúnmente utilizada en el discurso post-soviético de derecha radical para hacer frente a críticas o publicaciones «desafiantes». Para los historiadores que practican el enturbamiento del Holocausto, es más fácil tratar de desacreditar a un historiador que descubre la ofuscación o negación o explora algunos aspectos importantes del pasado, que repensar y cambiar su propia actitud hacia la historia.[92] Para comprender esta manera de pensar es importante tener en cuenta que Hrytsak cree que no soy un historiador sino un «politruk», es decir, un comisario político de las autoridades soviéticas. Hrytsak declaró esto en un comentario en su propio artículo publicado en zakhid.net el 25 de mayo de 2012. En el mismo comentario, agregó que violaría la ética académica y publicaría una revisión de mi manuscrito de disertación si la Universidad de Pittsburgh Press le permite comportarse de una manera tan poco ética.[93]

Unas semanas después de que Ab Imperio publicara la respuesta de Hrytsak a mi crítica «Świat w mroku y su recepción en Ucrania», la revista en internet Ukraїna Moderna, coeditada por Hrytsak, tradujo al ucraniano y publicó la respuesta de Hrytsak.[94] Simultáneamente, Ukraïna Moderna no tradujo mi crítica. De este modo, los lectores de este diario han sido informados de cómo Hrytsak ignoró el pogromo de Lviv en su revisión de las memorias de Chiger, y cómo lo racionalizó en su respuesta, pero la traducción ucraniana del texto que explica por qué y cómo ignoró estos asuntos ha sido privado a los lectores.[95]

En 2005, Hrytsak fue criticado por Sofia Grachova por un enfoque histórico similar. Grachova lo criticó por marginar los pogromos, cuestionar la información sobre su tamaño, culpar a los alemanes, soviéticos y «indirectamente a las mismas víctimas: judíos», cuestionar las memorias judías por su «carácter anti ucraniano», negar el elemento antisemita de la ideología OUN, adoptar la perspectiva del activista de la OUN-B Iaroslav Stetsko, creer en el estereotipo del «comunismo judío», que tiene más simpatía por los judíos «tradicionales» que los «políticamente activos», y varios otros asuntos problemáticos que están integrados en las publicaciones de Hrytsak.[96]

En su respuesta a Grachova, Hrytsak argumentó de manera similar a su respuesta a mi breve ensayo de revisión «Świat w mroku y su recepción en Ucrania», alegando que no es un nacionalista sino que pertenece al grupo de historiadores que investigan enfoques nacionalistas de la historia. Sin embargo, en la última parte de su artículo, Hrytsak demostró que no está de acuerdo con los muchos puntos esenciales de Grachova y que en realidad pertenece al grupo criticado por sus enfoques nacionalistas.[97] Un punto importante en el que estuvo de acuerdo con Grachova fue su crítica de su enfoque problemático sobre antisemitismo, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto en su monografía “Boceto de la historia de Ucrania” (Narys Istoriї Ukraїny). Este libro fue escrito a principios de la década de 1990 y publicado en 1995. En 2005, Hrytsak incluso argumentó que es más crítico con esta publicación que Grachova. Sin embargo, en su revisión de las memorias de Chiger de 2012, Hrytsak demostró un enfoque similar al de su monografía de 1995.[98] Hrytsak terminó su respuesta a Grachova de manera similar a su respuesta a mi breve ensayo de revisión, argumentando que su publicación fue un «comienzo falso» y sugiriendo que ella «haga otro intento».[99]

Comparando las dos reacciones de Hrytsak a los artículos críticos de sus interpretaciones de la historia de Ucrania, uno puede evaluar que Grachova tenía razón al argumentar que Hrytsak adopta la perspectiva de Stetsko. Sin embargo, uno debe diferenciar entre el Stetsko temprano y el tardío. El primer Stetsko afirmó en 1941 que «apoya la destrucción de los judíos y la conveniencia de llevar los métodos alemanes de exterminio de judíos a Ucrania». El difunto Stetsko negó después de la guerra la contribución ucraniana al Holocausto. La perspectiva de Hrytsak ha sido similar a la argumentación de posguerra de Stetsko, pero no a la anterior. También fue menos extremo que el argumento de Stetsko tras la guerra, pero resultó de un patrón similar de rechazo. Para democratizar y modernizar la sociedad ucraniana con un espíritu de sociedad civil, los académicos que investigan la historia ucraniana tendrían que abrirse a interpretaciones críticas, dejar de ignorar los aspectos «antipatrióticos» de la historia y dejar de inventar justificaciones cada vez más sofisticadas. Algunos historiadores han demostrado recientemente que es posible escribir de esa manera. “Ukraïna Moderna”, la misma revista de Internet que publicó la revisión y respuesta de Hrytsak, demostró que también es posible publicar dichos artículos. Uno solo puede esperar que Hrytsak y otros historiadores tomen el mismo camino.[100]

Negar los pogromos y su impacto en los intelectuales

En 2011, Ruslán Zabilyi, Director del Museo Nacional de las Víctimas de los Regímenes Ocupantes «Tiurma na Liunts’koho» e historiador asociado al TsDVR, publicó el clásico artículo orientado a la negación post-soviética sobre el acto del 30 de junio de 1941. Describió la proclamación de Stetsko del Estado ucraniano en Lviv sin mencionar ni una sola vez el pogromo que ocurrió al mismo tiempo y en el mismo lugar. Tampoco mencionó que la misma organización que proclamó la independencia estuvo involucrada en el pogromo y que sus miembros estaban entre los perpetradores.[101]

El Estado se proclamó el 30 de junio a eso de las 20.00h en la plaza Rynok, la plaza central de Lviv. El pogromo comenzó la tarde del mismo día y duró hasta la tarde del 2 de julio. Durante el pogromo varios cientos de judíos fueron humillados, golpeados o asesinados principalmente por la población local ucraniana, activistas de la OUN-B (principalmente milicianos) y los alemanes. Los milicianos se apoderaron de los judíos en las calles o en sus apartamentos y los llevaron a los patios de la prisión, donde fueron obligados a llevar los cuerpos en descomposición de las víctimas del NKVD y donde fueron maltratados, golpeados o asesinados por ucranianos y alemanes. Los milicianos también entregaron varios cientos de judíos a un campo deportivo en la calle Pełczyńska (Dmytra Vitovskoho). Alrededor de 2500 a 3000 de los judíos reunidos fueron fusilados por el Einsatzkommando 5 y 6 del Einsatzgruppe C. Zabily no mencionó nada de esto en su artículo sobre las actividades «patrióticas» de la OUN-B en Lviv entre el 30 de junio y el arresto de Stetsko el 9 de julio, ni explicó por qué decidió omitirlo.[102]

El artículo de Zabilyi, que apareció en el periódico “Historical Truth” (Istorychna Pravda), editado por Solodko, es solo uno de los cientos de artículos nacionalistas orientados a la negación que han aparecido casi a diario desde la disolución de la Unión Soviética. Esta legitimación ritualizada de la negación por parte de historiadores profesionales ha tenido un enorme impacto en la sociedad. Por ejemplo, el 8 de junio de 2011, el diario de Internet “Maidan” anunció que «el 30 de julio [de 2011] a las 11.00.h., exactamente, a través de un flashmob se leerá la Ley de Renovación del Estado de Ucrania simultáneamente en siete lugares en Kiev». Al igual que el artículo de Zabilyi, el anuncio no mencionó la participación de la OUN-B en la violencia antijudía o las opiniones antisemitas de sus líderes y solo enfatizó las virtudes nacionalistas del acto y el arresto de Stetsko y otros miembros de la OUN-B. En consecuencia, el 30 de julio de 2011, tal vez varias docenas de personas celebraron el acto del 30 de junio de 1941 en siete lugares simbólicos en Kiev, incluyendo la Plaza de la Independencia, la Universidad Shevchenko y la Academia Mohyla.[103]

Este enfoque de la historia también impactó naturalmente en los intelectuales que argumentan que no son nacionalistas y son escépticos hacia el nacionalismo. Dos buenos ejemplos son los escritores Iurii Andrujovych y Oksana Zabuzhko. En su artículo “Entierro de un carnicero”, sobre Paweł Smoleński (Pochówek dla rezuna), Andrujovych argumentó que una solución a los problemas relacionados con Bandera y OUN y UPA debería ser una revisión de los estereotipos negativos sobre ellos. Según esta lógica, no es el nacionalismo, el entusiasmo por el fascismo o la criminalidad de guerra de la OUN y el UPA lo que debe considerarse como un problema y debatirse. Sino que es la falta de tolerancia para este movimiento, sus logros o el proceso de investigación de las atrocidades cometidas por la OUN y la UPA lo que debe considerarse como inadecuado.[104]

Zabuzhko basó su novela “El Museo de los Secretos Abandonados” (Muzei pokynutyj sekretiv) en las memorias de Krentsbaj publicadas por el ex jefe del aparato de propaganda de la OUN, Mirchuk, mencionado anteriormente. La memoria es una falsificación o un documento instrumentalizado por historiadores de derecha radical como Mirchuk y Viatrovych. Lógicamente, la novela de Zabuzhko describe al UPA como un ejército que rescató a judíos y no cometió ninguna atrocidad contra ellos.[105]

David Duke como «experto» en la «cuestión judía» y el Parque de la Gloria para Stepan Bandera

También son notables los historiadores que, por un lado, editan colecciones importantes y valiosas de documentos pero, por otro, citan en sus publicaciones a racistas, antisemitas, negadores del Holocausto o predicadores de odio como expertos académicos sobre antisemitismo o temas relacionados. Por ejemplo, Iván Patryliak, que editó importantes colecciones de documentos sobre la OUN-B, citó al antiguo Gran Mago del Ku Klux Klan (KKK) David Duke como «experto» en la «cuestión judía» en la Unión Soviética.[106] Volodýmyr Serhiichuk es otro historiador que editó muchos documentos importantes sobre el UPA pero en sus publicaciones justificó, defendió y negó la limpieza étnica contra la población polaca en Volinia. Lo hizo a pesar de que los documentos editados en sus volúmenes confirman las atrocidades cometidas por la OUN y el UPA.[107] La única explicación razonable para este tipo de conducta académica parece ser que para historiadores como Patryliak o Serhiichuk no hay conexión entre la información incluida en los documentos de archivo que editan y la historia que escriben.

Además de citar al antiguo Gran Mago del KKK, David Duke, como un «experto» en la «cuestión judía», Patryliak no ocultó ningún secreto sobre su admiración por Stepán Bandera. Según el sitio web de TsDVR, Patryliak cree que

“Su [de Bandera] única estrategia y posición esencial estaba dirigida hacia el logro de la independencia de Ucrania. Incluso después de que la clandestinidad en Ucrania fuera destruida, Bandera siguió siendo una personalidad notable y el rostro de la nación ucraniana por lo cual fue liquidado … Bandera cumplió la misión de estandarte nacional y como símbolo de ese estandarte sigue hasta ahora. Sería lógico erigir para personalidades tan destacadas como Bandera un Parque de la Gloria para héroes nacionales con monumentos y memoriales conmemorativos.[108]

Edición y volúmenes

En los últimos años se han organizado varias conferencias sobre el nacionalismo ucraniano y se han publicado varios volúmenes académicos sobre el tema. Aquí presento dos de ellos para señalar algunos problemas relacionados con el proceso de edición de volúmenes sobre la OUN y el UPA. El primero es Strasti za Banderoiu (Pasión por Bandera) editado por Tarik Cyril Amar, Ihor Balynskyi e Iaroslav Hrytsak. El volumen apareció en 2010. Contiene una colección de 32 artículos sobre Bandera que aparecieron durante el debate de Bandera en 2009 y 2010. Los editores del volumen publicaron varias contribuciones académicas y críticas, como el ensayo de Amar sobre el monumento a Bandera en la ciudad de Lviv, que termina con un llamamiento para desmantelar los monumentos soviéticos en todo el espacio ucraniano y no erigir un monumento a Bandera en Lviv.[109] Sin embargo, junto con estos artículos y ensayos, los editores también reprodujeron una serie de artículos no académicos y problemáticos sin comentar sobre ellos. Amar, Balynskyi y Hrytsak argumentan en la introducción: «Los editores de este volumen no anticiparon evaluar las diferentes tesis o actitudes hacia Bandera».[110]

Los autores de estos artículos problemáticos incluyen Viatrovych, Aleksandov, Stephen Bandera, Markó Levytskyi, Askold Lozynskyi y Moisei Fishbein. Niegan explícitamente la violencia antijudía de la OUN y el UPA (Lozynskyi y Fishbein), o argumentan que Bandera no era un terrorista y nacionalista radical (Viatrovych) o afirman que no pueden criticar a Bandera debido a la existencia de estereotipos soviéticos (Aleksandov). De este modo, ignoran las fuentes que confirman la violencia antijudía de la OUN – UPA o la participación de Bandera en la organización de actos terroristas en la década de 1930. Al no proporcionar a estos textos ninguna introducción o comentario crítico, los editores implican que son tan valiosos y verdaderos como todos los demás textos del volumen. En consecuencia, el volumen sugiere que el lector puede creer el texto de Viatrovych, que niega la violencia antijudía de la OUN, o textos escritos de acuerdo con los estándares de la historia como una disciplina académica que confirma y explica los pogromos.[111] Franziska Bruder comentó sobre la dudosa conducta de los editores de este volumen:

Los debates públicos e históricos no se llevan a cabo en el vacío. Por supuesto, habrá posiciones divergentes, focos diferentes, énfasis diferentes en las fuentes, pero los investigadores históricos siguen estándares reconocidos al tratar con las fuentes que ningún historiador puede ignorar sin manchar su reputación. Además, al evaluar las fuentes y las situaciones históricas, los historiadores deben adherirse a ciertos valores, ya que, por ejemplo, se encuentran en la Declaración Universal de Derechos Humanos: «Toda persona tiene derecho a todos los derechos y libertades establecidos en esta Declaración, sin distinción de ningún tipo, como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política u otra, origen nacional o social, propiedad, nacimiento u otro estado».

La sociedad en su conjunto, sus periodistas y científicos, deben tener en cuenta estos valores al evaluar eventos históricos. De lo contrario, abren la puerta a posiciones y prácticas que violan los derechos humanos. El surgimiento de la derecha populista en Europa, incluidos los movimientos abiertamente fascistas, nos prohíbe mirar con demasiado optimismo hacia el futuro. Cada vez que hay un debate histórico-político, lo que debe hacerse transparente para los participantes y el público son las normas científicas y los sistemas de valores a los que se adhiere un comentarista. (Para decirlo sin rodeos: un falsificador de documentos o un racista autodeclarado no debe considerarse un discutidor potencial). Claramente, una antología histórica también debe seguir estos principios. Y, sin embargo, en el volumen en cuestión, a los individuos se les da una voz cuyos argumentos se basan en la negación y la torsión de los hechos históricos.[112]

Otro volumen importante pero no menos problemático, “Verdad histórica y política en la investigación científica”, apareció en 2012 después de una conferencia en 2009 en la Universidad de Wrocław. El volumen contiene varios artículos buenos y excelentes escritos por Karel Berkhoff, John-Paul Himka, Ihor Iliushyn, Lucyna Kulińska, Per Anders Rudling y Ewa Siemaszko, así como varias memorias de supervivientes importantes y una serie de otros documentos. El volumen está dedicado a la limpieza étnica realizada por la OUN y el UPA en 1943 en Volinia y en 1944 en el este de Galitzia, un tema que, como argumenta correctamente el editor del volumen, Bogusław Paź, ha sido muy negado y disminuido desde 1991 por diversas organizaciones nacionalistas ucranianas y, entre 2005 y 2010, también por el presidente Yúshchenko.[113]

Las características problemáticas de este volumen están relacionadas con el editor y la participación de sus colaboradores. Además de ser profesor de filosofía en la Universidad de Wrocław, Bogusław Paź es también un destacado activista político de la comunidad kresowiacy (habitantes expulsados de los antiguos territorios orientales polacos). La comunidad kresowiacy une a muchos supervivientes de la limpieza étnica en Volinia y el este de Galitzia. Los historiadores y activistas relacionados con esta comunidad han recopilado muchos documentos importantes sobre la limpieza étnica, principalmente testimonios de supervivientes. Sin embargo, la comunidad también ha desarrollado una narrativa problemática sobre la limpieza étnica y las relaciones polaco-ucranianas. Han incorporado la limpieza étnica, las relaciones polaco-ucranianas y el conflicto polaco-ucraniano durante y después de la Segunda Guerra Mundial en la narrativa nacionalista del martirologio polaco, que enfatiza los crímenes cometidos contra los polacos y desestima los crímenes cometidos por los polacos contra otros. Además, este enfoque de la historia niega y justifica la política polaca en la Segunda República (1918–39), bajo la cual los ucranianos y otras minorías no polacas fueron tratados esencialmente como ciudadanos de segunda clase. También niega la violencia anti ucraniana y los crímenes de guerra cometidos durante la Segunda Guerra Mundial por las fuerzas clandestinas polacas, como el AK, el NSZ o los Batallones de Campesinos (Bataliony Chłopskie, BCh).[114]

La instrumentalización del sufrimiento de las víctimas polacas de limpieza étnica en Volinia y el este de Galitzia es otra característica importante del activismo de la comunidad de kresowiacy. Por ejemplo, el periódico de derecha radical “Postawy Narodowe” publicó una carta a la Secretaria de Educación de Polonia, Katarzyna Hall, firmada por miembros tan destacados de la comunidad kresowiacy como Tadeusz Isako-wicz-Zaleski, Czesław Partacz, Bogumił Grott, Lucyna Kulińska y Bogusław Paź. Los autores exigieron la inclusión de varias publicaciones nacionalistas sobre la limpieza étnica de 1943–4 en el plan de estudios de la escuela y la exclusión de publicaciones escritas por historiadores profesionales como Grzegorz Motyka. Para fortalecer el mensaje, encima de la carta se publicó una fotografía de una joven, descrita como una víctima del UPA, que se muestra cortada a hachazos en cuatro piezas sobre una mesa. Además de Paź, la carta fue firmada por otros tres contribuyentes al volumen, incluidos Tadeusz Isakowicz- Zaleski, Czesław Partacz y Lucyna Kulińska.[115]

El activismo nacionalista de Paź fue más allá de involucrarse en la comunidad kresowiacy. En 2011 firmó una lista de apoyo a la Marcha de la Independencia (Marsz Niepodle- głości) organizada en Polonia todos los años el 11 de noviembre, Día de la Independencia Nacional, que conmemora el aniversario del establecimiento del Estado polaco en 1918.[116] Las firmas para la marcha fueron recogidas por la Asociación de Soldados de las Fuerzas Armadas Nacionales (Związek Żołnierzy Narodowych Sił Zbroinych, ZZBSZ). La NSZ era una organización militar clandestina polaca de derecha radical que durante la Segunda Guerra Mundial asesinó a docenas o cientos de judíos y ucranianos.[117] En los últimos años, la Marcha de la Independencia ha atraído a varios grupos radicales de derecha y neofascistas que basan su ideología en el ultranacionalismo, racismo, fascismo, antisemitismo, xenofobia y militarismo. En 2011, en Wrocław, uno de estos grupos, el partido Renacimiento Nacional de Polonia (Narodowe Odrodzenie Polski, NOP) celebró su trigésimo aniversario el día de la Marcha de la Independencia y el día siguiente. Para esta ocasión invitó a activistas de derecha radical como el líder del partido neofascista italiano Fuerza Nueva (Forza Nuova, FN), Roberto Fiore, y el ex jefe del Ku Klux Klan, David Duke.[118]

La pregunta relevante para “Verdad histórica y política en la investigación científica”, sin embargo, es solo cómo las convicciones y el activismo de derecha nacionalista y radical de Paź influenciaron la naturaleza académica del volumen y los artículos de sus colaboradores. El prólogo que hace Paź al volumen contiene varias declaraciones problemáticas. El editor afirma, por ejemplo, que OUN, UPA y Waffen-SS Galizien estaban compuestos por nazis (naziści), lo que no es creíble porque, con la excepción de unos pocos oficiales alemanes en Waffen-SS Galizien, no había miembros del Partido Nacional Socialista Alemán en esta división o en la OUN y el UPA.[119]

Un problema similar aparece con el término y el concepto de «genocidio». El volumen presenta tres textos de fiscales del Instituto de la Memoria Nacional (Instytut Pamięci Narodowej, IPN). Explican muy claramente lo que significa el término en el derecho penal y cómo se usa para procesar a los delincuentes que lo violan. Sin embargo, el editor ha basado en él el concepto de todo el volumen histórico. El término aparece en el subtítulo y el editor explica que la limpieza étnica fue genocidio. Esto, a diferencia del significado legal del término, es problemático, ya que el término «genocidio» es mal utilizado por activistas políticos que lo usan para enfatizar la singularidad de una atrocidad particular. Esto nos lleva a otro problema importante relacionado con el volumen, la no contextualización de la violencia antipolaca en el este de Galitzia y Volinia y la marginación de la violencia anti ucraniana cometida por los polacos.

El volumen explica de manera impresionante y convincente la limpieza étnica en el este de Galitzia y Volinia, los aspectos legales de los crímenes, la negación colectiva del crimen, la actitud violenta y antisemita de la OUN y el UPA hacia los judíos, el destino en 1942 de la Ukrainian Hauptmann del Batallón 201 de Schutzmannschaft, Roman Shujevych, y varios otros asuntos cruciales relacionados con el movimiento nacionalista ucraniano. Pero no menciona ninguna razón para esta violencia fuera de la ideología de la OUN. No pregunta cómo la política de la Segunda República, las secuelas del orden del Tratado de Versalles que dejó a los ucranianos sin Estado, o la política del Gobierno polaco en el exilio que insistió en incluir los territorios en disputa en el Estado polaco contribuyeron a la limpieza étnica durante la Segunda Guerra Mundial.[120] Esto no significa que ninguna de estas razones explique o incluso haya sido un motivo importante para el estallido de la limpieza étnica. Tampoco justifica la limpieza étnica ni rehabilita a sus perpetradores. Pero estas razones ciertamente importaron y están completamente marginadas en el volumen. Del mismo modo margina la violencia anti-ucraniana realizada por varias unidades polacas como AK, NSZ o BCh en los territorios del sureste de Polonia durante 1939 y 1945.

Otro problema sustancial del volumen es la exageración del número de víctimas de la limpieza étnica por parte de su editor. Aunque no se sabe exactamente cuántas personas fueron asesinadas durante el período de limpieza étnica, los académicos que investigan este problemático asunto suponen que el número se encuentra entre 70.000 y 100.000. Sin embargo, Paź afirma que «200.000 polacos, mujeres, adultos mayores y niños, que de manera brutal fueron aniquilados por los nazis ucranianos de las SS ‘Galizien’ y OUN-UPA». Este número no tiene relación con la investigación empírica y se origina en los escritos como los del comunista convertido en historiador de derecha radical Edward Prus, quien incluso reclamó medio millón de víctimas de la limpieza étnica.[121]

Como ya se mencionó, el volumen contiene varios artículos académicos valiosos, que no se están discutiendo aquí, pero la participación de sus colaboradores debe ser objeto de debate. Aunque los artículos escritos por Berkhoff, Himka, Iliushyn y Rudling no tocan o no apoyan las afirmaciones de Paź sobre el número inflado de víctimas u otras suposiciones problemáticas, la pregunta debe plantearse si es correcto aceptar la publicación de textos en un volumen editado por una persona con convicciones ultranacionalistas que instrumentaliza deliberadamente la historia.

Contextualización de la violencia en Bloodlands, de Timothy Snyder

“Bloodlands. Europe Between Hitler and Stalin [Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin]” de Timothy Snyder ha sido sin duda uno de los libros históricos más vendidos y más debatidos del siglo XXI. La monografía de Snyder fue bien recibida, admirada y alabada por muchos críticos. También fue criticado por académicos, en particular especialistas de la historia de Europa Central y del Holocausto como Omer Bartov, Dan Dinner, Dovid Katz, Alexander J. Groth, Thomas Kühne, el autor de este artículo, Per Anders Rudling, Stefan Troebst , Jürgen Zarusky y Efraim Zuroff.[122] En reacción a algunas de estas críticas, Snyder argumentó que «la oposición al libro ha venido, en general, de nacionalistas étnicos de todas las variedades, una especie de internacional nacionalista».[123]

En su monografía, Snyder planteó muchos problemas importantes al comparar diversas formas de violencia política y étnica en los años 1930 y 1940 en el espacio entre Berlín y Moscú, que él llamó las «tierras de sangre». Su enfoque de la violencia étnica y política en esta parte de Europa no era del todo nuevo, pero era atractivo. En este artículo me gustaría discutir solo un aspecto de Bloodlands de Snyder: el asesinato de civiles por parte de AK, LAF, OUN, NSZ, UPA y la colaboración polaca con los alemanes. Me parece una de las características más problemáticas del estudio comparativo de Snyder, que como libro ampliamente leído ha tenido un impacto sustancial en un gran número de personas y su comprensión del Holocausto en estas tierras de sangre.

Se podría argumentar que el asesinato de civiles por parte de AK, LAF, OUN, NSZ y UPA no es un tema importante de la historia de violencia étnica y política que tiene lugar en las tierras de sangre porque esos movimientos mataron a muchas menos personas que los ejércitos alemán y soviético o las autoridades. Sin embargo, en términos de derechos humanos, las ideologías y los métodos de asesinato de esos movimientos no diferían esencialmente de los alemanes y soviéticos. Por lo tanto, la pregunta relevante es cómo los historiadores que han integrado esos movimientos en una narrativa más amplia de destrucción masiva, como lo hicieron Snyder en Bloodlands y Alexander V. Prusin en The Lands Between: Conflict in the East European Borderlands, 1870-1992, debería tratar con ellos. ¿Deberían ignorar o disminuir la naturaleza violenta y antidemocrática de esos movimientos y mencionarlos solo a nivel periférico o deberían tomarlos tan en serio como la Alemania nazi y la Unión Soviética? Con frecuencia, esos movimientos surgieron en sociedades pequeñas como el oeste de Ucrania o Lituania, cuyas poblaciones no eran mucho más grandes que la población de una sola ciudad alemana o soviética. Por lo tanto, su impacto en la población local fue en muchos aspectos comparativamente tan desastroso como el impacto del fascismo alemán o el totalitarismo soviético. Snyder, sin embargo, se inclina hacia la primera opción; los margina en lugar de discutirlos exhaustivamente y no aborda directamente la cuestión de la colaboración polaca con los alemanes en absoluto.[124]

Al presentar brevemente los pogromos en 1941 en el oeste de Ucrania, Snyder menciona que las poblaciones locales participaron en ellos, que fueron organizados por el Einsatzgruppe C y la milicia local. Pero no señala que la milicia local fue establecida por la OUN-B. Tampoco señala hasta qué punto la OUN estuvo involucrada en la violencia antijudía en julio de 1941 y no discute sus planes para convertirse en parte de una Europa fascista bajo los auspicios de la Alemania nazi.[125] Escribiendo sobre los pogromos en Lituania, Snyder ni siquiera menciona el LAF y escribe solo sobre los nacionalistas lituanos.[126] Dado que proporciona descripciones detalladas y pictóricas de los asesinatos de ucranianos o polacos cometidos por los soviéticos, es difícil no estar de acuerdo con Dovid Katz, quien comentó sobre este acercamiento a la violencia étnica y política:

Como estudiante de asesinatos en masa estatales, Snyder imparte con razón el vil horror de estas políticas de asesinatos en masa. Hablando de la hambruna ucraniana en 1933, registra que «innumerables padres mataron y comieron a sus hijos y luego murieron de hambre de todos modos. Una madre cocinó a su hijo para ella y su hija. Una niña de seis años, salvada por otros parientes, vio a su padre por última vez cuando estaba afilando un cuchillo para matarla». Hablando de transportes desde Varsovia a Treblinka en 1942, cuenta que «los niños se chuparon el sudor». En las cámaras de gas de Treblinka, explica, que «los cuerpos estaban retorcidos, miembro a miembro» y «cubiertos, como estaba la cámara, con sangre, heces y orina».

Pero no se menciona al jefe del rabino Zalmen Osovsky (Zalman Osowski) de Slabodka (ahora el suburbio Vilijampolė de Kaunas), que fue cortado y puesto en un escaparate por los «partidarios» lituanos antes de la llegada de los nazis; o de la niña cortada en dos, las mitades se dejaron para mostrar en una calle central de Shavl (Šiauliai) antes de que llegaran los nazis; o del garaje Lietukis en Kaunas, donde decenas de judíos fueron asesinados en una estación de servicio al ser golpeados y forzados a bombear mangueras presionadas a través de varios orificios corporales hasta que explotaron, el 27 de junio de 1941, cuando los alemanes habían llegado a la ciudad pero aún estaban actuando como observadores. Como dijo Konrad Kwiet, «En Kaunas (Kovno), el fervor diabólico de las multitudes antisemitas rivalizaba con cualquier cosa conocida sobre las posibilidades de crueldad humana».[127]

Al escribir sobre la violencia étnica y política en un período de casi dos décadas y un espacio entre Berlín y Moscú, Snyder no puede ofrecer una descripción detallada de todo tipo de terror que tuvo lugar allí. Obviamente, en un estudio comparativo es libre de prestar más atención a algunos eventos que a otros, pero está obligado a explicar por qué eligió ese método. Incluso hay buenas razones para este tipo de representación desigual de la violencia étnica y política en las tierras de sangre, como hacer que Occidente sea más consciente del terror soviético o la hambruna soviética. Sin embargo, Snyder no explica por qué presta más atención y ofrece descripciones más emotivas y conmovedoras a algunas formas de terror étnico y político, como la hambruna en 1933–4, o el asesinato de prisioneros de guerra polacos por los soviéticos en Katyń, que a los pogromos en 1941 o la liquidación de prisioneros soviéticos por los alemanes. De este modo, crea redes de significado que son problemáticas y deja la impresión de juzgar las diferentes formas de violencia étnica y política por diferentes valores y, por lo tanto, ser más o menos respetuoso con las víctimas dependiendo de la naturaleza política del terror que las mató.[128]

Del mismo modo problemático es la actitud de Snyder hacia los polacos. El autor elabora todo tipo posible de terror soviético y nazi que mató a polacos, como la operación polaca durante el Gran Terror, el asesinato de soldados polacos en Katyń o el asesinato de civiles polacos por alemanes y la OUN-UPA. También ofrece descripciones bastante detalladas de los polacos que rescatan judíos o informan a Occidente sobre la aniquilación de los judíos. Sin embargo, en contraste con esto, Snyder tiene poco que decir sobre cómo los polacos asesinaron a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, o cómo colaboraron con los alemanes. Alexander J. Groth señaló correctamente que Snyder presenta al político antisemita y de derecha radical polaco Roman Dmowski solo en el contexto de las conferencias en París y el Tratado de Versalles que estableció a Polonia como un Estado después de la Primera Guerra Mundial, pero no presenta los escritos antisemitas de Dmowski y su impacto en la población polaca. Tampoco explica cómo impactaron en las relaciones polaco-judías en Polonia o cómo motivaron a los polacos a matar judíos durante la Segunda Guerra Mundial.[129]

Con respecto al AK y los judíos, Snyder explica cómo trató de informar a Occidente sobre la aniquilación de judíos y que había personas «de origen judío» en el Ejército del Interior, pero no discute cómo eran realmente las partes antisemitas del AK o cómo o por qué mataron judíos. No ignora el tema del antisemitismo en el AK en general, pero no toma una posición clara sobre los elementos antisemitas del AK.[130] Este enfoque se vuelve particularmente evidente cuando examinamos lo que Snyder escribe sobre el NSZ, cuyos miembros afirmaron ser incluso más «patrióticos» y estaban más ansiosos por asesinar judíos o ucranianos que el AK. Snyder escribe que los judíos se unieron o fundaron la NSZ antisemita y no menciona que la NSZ mató a judíos y otros civiles.[131]

Conclusión

La disolución de la Unión Soviética provocó una reinterpretación completa de los movimientos nacionalistas y ultranacionalistas de Europa del Este que fueron nombrados y avergonzados en la propaganda soviética, mientras que sus miembros fueron etiquetados como traidores. Después de la desaparición de la propaganda soviética, estos movimientos se convirtieron en parte de la identidad nacional de los nuevos Estados postsoviéticos. En contradicción radical con su anterior «demonización», fueron blanqueados de cualquier pecado y presentados como ejércitos u organizaciones heroicas y patrióticas. Se erigieron monumentos a nacionalistas como Bandera o Dmowski. Los veteranos de esos movimientos que abandonaron sus países junto con los alemanes en 1944 contribuyeron sustancialmente a la heroización de esos movimientos y, por lo tanto, también de ellos mismos. Los emigrantes ucranianos lograron involucrar a jóvenes académicos como Himka para distribuir folletos en Ucrania y también utilizaron otros métodos para familiarizar a los intelectuales locales con su narrativa orientada a la negación de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Debido a que esta narrativa también era «antisoviética», estaba alineada con la política antisoviética de la Guerra Fría de los Estados occidentales. Algunos de los antiguos activistas ultranacionalistas que durante la Guerra Fría enturbiaron el Holocausto fueron patrocinados por los servicios de inteligencia occidentales.

La apertura de los archivos después de la disolución de la Unión Soviética hizo posible estudiar la participación de AK, LAF, NSZ, OUN, ROA, UPA y otros movimientos en el Holocausto y otras atrocidades cometidas por ellos durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Algunas de estas atrocidades fueron conocidas y aparecieron en publicaciones académicas durante la Guerra Fría, pero fueron marginadas y los eruditos que publicaron sobre ellas fueron declarados anti-lituanos, anti-polacos, anti-ucranianos, etc., o fueron descritos como culpables de distribuir propaganda soviética.

Los historiadores aplicaron una práctica similar de etiquetar a los académicos que investigan las atrocidades de los movimientos nacionalistas y ultranacionalistas o la recepción de estas atrocidades después de la disolución de la Unión Soviética. Los académicos que criticaron a los historiadores de derecha radical por equiparar a la Alemania nazi con la Unión Soviética o negar la participación de los ucranianos en el Holocausto fueron etiquetados como «comisarios políticos de la Unión Soviética», «propagandistas», «judíos», «comunistas», etc. Después de ser expuestos a algunas descripciones problemáticas del Holocausto, algunos historiadores, como Gogun, no reconocieron ni repensaron su enfoque problemático sobre este tema, sino que decidieron afirmar que no hicieron nada malo en sus publicaciones anteriores y que la persona que le critica debe ser incompetente.

Otros eruditos como Hrytsak repensaron su actitud hacia el Holocausto en un nivel teórico. Comenzaron a argumentar que los ucranianos deben reconocer su papel en el Holocausto o de una manera más económica y política, que «el reconocimiento del Holocausto es nuestro billete de entrada a la Europa contemporánea». Sin embargo, a nivel práctico, no cambiaron su forma de escribir sobre el Holocausto y presentó enfoques problemáticos o muy problemáticos una y otra vez. Al igual que el primer grupo, no dejaron de argumentar que fueron víctimas de una «lectura arbitraria» o que los académicos que analizan sus publicaciones deben ser incompetentes.

Himka y Marples, por otro lado, reconsideraron claramente su enfoque hacia la OUN y el Holocausto en Ucrania. En la década de 1990 comenzaron a publicar obras críticas y muy importantes. En contraste con Himka y Marples, los académicos como Hunczak y Kosyk no dejaron de negar y confundir después de 1991. Su reacción al artículo de Berkhoff y Carynnyk sobre la autobiografía de Stetsko de 1941 es uno de los muchos ejemplos existentes.

También es importante señalar que los historiadores especializados en argumentos de negación establecieron sus propios institutos con la ayuda de miembros y veteranos de las ex organizaciones, partidos y ejércitos ultranacionalistas. Un muy buen ejemplo es el TsDVR, ubicado en el edificio de la Academia de Ciencias de Lviv. Viatrovych, el director del instituto, es quizás el ofuscador más prominente del Holocausto en el espacio postsoviético, aunque no se debe subestimar la eficacia turbadora de historiadores como Gogun. Tanto Viatrovych como Gogun fueron becarios en el Harvard Ukrainian Research Institute, lo que indica que los institutos ucranianos en las principales universidades fundadas durante la Guerra Fría por la diáspora ucraniana, incluidos los veteranos de la OUN, el UPA y la Waffen-SS Galizien, han apoyado la escritura de la historia nacionalista y toleraron confusiones sobre el Holocausto o la negación del antisemitismo ucraniano.

El blanqueo de la historia de los movimientos nacionalistas y ultranacionalistas también se ha relacionado con actividades nacionalistas como la construcción de monumentos a políticos nacionalistas y antisemitas como Roman Dmowski en Varsovia o criminales de guerra como Dmytró Kliachkivskyi en Rivne (en el oeste de Ucrania). La legitimación del nacionalismo en publicaciones históricas y la construcción de monumentos a políticos nacionalistas o criminales de guerra son dos partes de un proceso recíproco con consecuencias desastrosas para la población local. Podemos analizar este proceso al abrir, por ejemplo, la monografía de Gogun “Entre Hitler y Stalin. Los insurgentes ucranianos”, donde se encuentran imágenes de monumentos a Román Shujevych o cimientos de monumentos de Stepán Bandera sin ningún comentario crítico sobre estos monumentos.

Historiadores como Amar o Snyder, que no son acríticos con el nacionalismo y la rehabilitación post-soviética del nacionalismo, un fenómeno completamente diferente a Viatrovych, Gogun, Hunczak, Kosyk o Paź y que no deben ser equiparados con ellos, también presentan algunas aproximaciones problemáticas hacia los discursos de la derecha radical analizados en este artículo. Amar escribió un ensayo crítico e interesante sobre Stepán Bandera y Lviv y publicó algunos otros artículos valiosos sobre la política soviética en el oeste de Ucrania y la memoria pública en la Lviv post-soviética, pero también republicó junto con Balynskyi y Hrytsak textos problemáticos de Viatrovych, Aleksandov, Stephen Bandera, Levytskyi, Lozynskyi y Fishbein en un volumen académico sin comentarlos. De este modo, como narró Bruder clara y correctamente en su revisión, proporcionó legitimidad académica a estos textos. En su monografía comparativa sobre el terror soviético y nazi, Snyder minimizó el terror de los movimientos nacionalistas de Europa del Este y también la colaboración con los alemanes. Los polacos en Bloodlands aparecen principalmente como víctimas de otros regímenes y solo muy marginalmente como perpetradores. Esta narrativa está totalmente en sintonía con cómo los «patriotas» polacos imaginan la historia de la Segunda Guerra Mundial, pero entra en contradicción con lo que la historia como disciplina académica tiene que decir sobre los polacos, el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial.

Si bien los discursos de la derecha radical post-soviética aún tienen un impacto significativo en los debates históricos, la memoria y la percepción de la historia en muchos países de Europa Central y Oriental, no se debe olvidar que ha habido un proceso de exploración y replanteamiento de asuntos históricos difíciles como las diversas contribuciones al Holocausto, la colaboración con la Alemania nazi o la fascistización de los diversos movimientos nacionales. En 2001, después de la publicación de “Vecinos. La destrucción de la comunidad judía en Jedwabne, Polonia”, de Jan Tomasz Gross, la participación polaca en el Holocausto se debatió abiertamente en Polonia y aparecieron otras publicaciones importantes dedicadas a este tema, aunque no todos los historiadores les prestaron atención.[132] En el contexto de una situación política diferente, de una búsqueda continua de identidad nacional, de una falta de separación entre la academia y la política, y de una enorme hostilidad cultural y política entre las partes occidental y oriental del país y los partidos políticos, el mismo proceso en Ucrania sigue siendo mucho más exigente. Por un lado, los académicos en Ucrania expresan el deseo de aceptar su propia historia pero, por otro, equiparan repetidamente la ocupación alemana y soviética, comparan su sufrimiento con el sufrimiento judío, elogian a los criminales de guerra y ultranacionalistas, imitan la argumentación de los partidos de derecha radical si carecen de argumentos racionales, producen publicaciones problemáticas o afirman que los académicos que investigan el enturbiamiento del Holocausto y disciplinan el discurso del Holocausto son propagandistas o comisarios políticos de las autoridades soviéticas.

Notes

[1] Sobre negación del Holocausto, ver Lipstadt, Denying the Holocaust; Shermer and Grobman, Denying History.

[2] Shafir, “Between Denial and ‘Comparative Trivialization’,” 2.

[3] Cf. Armstrong, Ukrainian Nationalism. Ver también Rossoliński-Liebe, “‘Ukrainian National Revolution’,” 87.

[4] Para la fundación de la OUN, véase Carynnyk, «Enemigos de nuestro renacimiento», 315-16. Para la UVO y la OUN, ver Bruder, «Den ukrainischen Staat erkämpfen», 63–6; Motyka, Ukraińska partyzantka, 42–4. Para UNDO, ver Golczewski, Deutsche und Ukrainer, 1010–11. Para la UNDO y otros partidos políticos legales en la Segunda República, ver Szumiło, Ukraińska Reprezentacja Parlamentarna w Sejmie i Senacie.

[5] Motyka, Ukraińska partyzantka, 66, 74–7.

[6] Finder and Prusin, “Collaboration in Eastern Galicia,” 103; Dorril, MI6, 226.

[7] Motyka, Ukraińska partyzantka, 81–2.

[8] Para la Revolución Nacional de Ucrania, ver Rossoliński-Liebe, «Ukrainian National Revolution», 83-114. Para palpar su relación con el Partido Hlinka y los Ustaša, y su influencia, ver Pan’kivs’kyi, Roky nimets’koї okupatsiї, 178; Rudling, «La OUN, la UPA y el Holocausto», 7.

[9] Rossoliński-Liebe, “‘Ukrainian National Revolution’,” 89.

[10] Cf. TsDAVOV (Tsentral’nyi derzhavnyi arkhiv vyshchykh orhaniv vlady ta upravlinnia Ukrainy [Archivos del Estado Central de los Cuerpos Supremos del Poder y Gobierno de Ucrania]), f. 3833, op. 2, spr. 1, 30.

[11] Berkhoff, Harvest of Despair, 14.

[12] Para el pogrom de Lviv, ver Himka, «El pogrom de Lviv de 1941», 209–43. Para el número de víctimas, ver Pohl, Nationalsozialistische Judenverfolgung en Ostgalizien 1941–1944, 61; Yones, Smoke in the Sand, 81. Christoph Mick estimó a 7000 víctimas del pogromo de Lviv: Mick, Kriegserfahrungen en una multiethnischen Stadt: Lemberg 1914–1947, 473. Dieter Pohl estimó que en todos los pogromos en el oeste de Ucrania fueron asesinados entre 13,000 y 35,000 judíos: Pohl, «Pogromos anti-judíos en el oeste de Ucrania», 306.

[13] 13. Para la OUN-B y la policía ucraniana, ver Finder y Prusin, «Collaboration in Eastern Galicia», 105; «Instruktsiї», TsDAVOV f. 3833, op. 1, spr. 46, 1; «Registros seleccionados de antiguos archivos soviéticos del Partido Comunista de Ucrania, 1919–1937, 1941–1962 y 1965», USHMM (Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos), RG 31.026M, carrete 7, 37; Shumuk, Za skhidnim obriiem, 12. Para Bulba-Borovets ’, UPA y la limpieza étnica, ver Motyka, Ukraińska partyzantka, 112–14, 118, 120–1, 298–413; Snyder, «To Resolve the Ukrainian Question Once and for All», 93–100; Bulba-Borovets ’, Armiia bez derzhavy, 250–67. Para la actitud del UPA hacia los judíos, ver Motyka, Ukrayńska partyzantka, 290–5; Statiev, La Contrainsurgencia Soviética en las Tierras Fronterizas Occidentales, 85; Rossoliński-Liebe, «Artículo» académico «en coautoría de Alexander Gogun (Universidad de Potsdam), publicado en el sitio web nacionalista ‘OUN – UPA’, ofusca el Holocausto ucraniano, negando la violencia antijudía de OUN y UPA» 15. Agosto de 2011, http://defendinghistory.com/grzegorz-rossolinski-liebe-on-academic-article-that-obfuscates-the- holocaust-and-denies-oun-opa-anti-jewish-violence/20907 (consultado el 24 de septiembre 2011).

[14] Para la educación en Weltanschauung nacionalsocialista, ver Golczewski, «Shades of Grey», 136; Melnyk, To Battle, 57. Para el juramento sobre Adolf Hitler, ver «An den Reichsführer, 05.02.1945» Bundesarchiv Berlin (BAB) NS 19/544, 89. Para Huta Pieniacka y preguntas relacionadas, ver «Vytiah iz ahenturnoї spravy NKVD URSR ‘Zviri’ pro podiї v Huti Peniats’kii ”, Poliaky ta ukraïntsi mizh dvoma totalitarnymy systemamy 1942–1945, ed. Serhii Bohunov, vol. 4, 976–80 (Varsovia: Instytut Pamięci Narodowej, 2005); Motyka, Ukraińska partyzantka, 181; Margolian, entrada no autorizada, 133-4.

[15] 15. Para el Waffen-SS Galizien, ver Margolian, Entrada no autorizada, 131–2, 135, 146. Para los ucranianos en los campamentos de personas desplazadas (PD), ver Lalande, «Building a Home Abroad», 39–94.

[16] Para la segunda ocupación soviética del oeste de Ucrania, el brutal conflicto entre los soviéticos y el OUN-UPA, y el terror llevado a cabo por los soviéticos y el OUN-UPA contra la población civil, ver Burds, «AGENTURA», 104-15; Bruder, «Den ukrainischen Staat erkämpfen», 231–2, 261–2; Motyka, Ukraińska partyzantka, 503– 74, 649–50; Boekh, Stalinismus in der Ukraine, 339–67.

[17] Carynnyk, “Foes of Our Rebirth,” 345.

[18] Kyrychuk, Ukraїnskyi natsionalnyi rukh 4050 rokiv XX stolittiia, 145.

[19] Breitman y Goda, Hitlers Shadow, 74, 77–8, 86

[20] Lebed’, UPA.

[21] Sobre Mirchuk como jefe del aparato de propaganda de la OUN, ver Golczewski, Deutsche und Ukrainer, 942. Algunas de las publicaciones más populares de Mirchuk son: Koly horiat ‘lisy; Akt vidnovlennia Ukraїns’koї Derzhavnosty 30 chervnia 1941 roku; Ukraїns’ka Povstans’ka Armiia 1942–1952; Za chystotu pozytsii ukraїns’koho vyzvolnoho rukhu; Stepan Bandera; En los molinos alemanes de la muerte, 1941-1945; Ukraiïns’ka derzhavnist ’, 1917–2020; Narys istoriї OUN; Revoliutsiinyi zmah za USSD.

[22] Mirchuk, Mis reuniones y discusiones en Israel, 25–6. Para la instrumentalización de la detención en el campo de Auschwitz por otro miembro de OUN-B, ver Petelycky, en Auschwitz, para Ucrania. Para los prisioneros de OUN-B en Auschwitz, ver Bruder, «‘ Der Gerech- tigkeit dienen ’», 138–54; Cyra, «Banderowcy w KL Auschwitz», 388–402.

[23] Wolodymyr Kosyk publicó varias monografías y una gran cantidad de artículos. La edición muy selectiva de los documentos L’Allemagne national-socialiste et l‘Ukraine fue traducida al alemán, inglés y ucraniano. Sobre Kosyk como profesor de la UFU, ver Shafoval, Universitas Libera Ucrainensis, 128.

[24] Hryno’kh fue miembro de OUN y capellán del Batallón 201 de Nachtigall y Schutzmannschaft. Trabajó en la UFU de 1974 a 1994. Véase, Shafoval, Universitas Libera Ucrainensis, 122.

[25] Después de la Segunda Guerra Mundial, Stets’ko produjo una gran cantidad de obras ideológicas. El más importante es quizás 30 chervnia 1941.

[26] Mykola Klymyshyn publicó dos volúmenes de memorias históricas: V pokhodi do voli.

[27] 27. Stepan Lenkavs’yki publicó una hagiografía conjunta de Symon Petliura, Ievhen Konovallets ‘y Stepan Bandera: Petlura, Konowalez, Bandera von Moskau ermordet. Durante una reunión del gobierno de Stets’ko en julio de 1941, Lenkavs’kyi afirmó: «con respecto a los judíos adoptaremos cualquier método que conduzca a su destrucción»: copia del acta de la reunión de la Administración Estatal de Ucrania, TsDAVOV f. 3833, op. 1, spr. 9, 1–4.

[28] Bandera publicó principalmente artículos en periódicos. Después de su muerte, los artículos se republicaron en Bandera, Perspektyvy ukraїns’koї revoliutsiї.

[29] Shafoval, Universitas Libera Ucrainensis, 80–94.

[30] Ilnytskyi publicó dos volúmenes sobre Alemania y Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial: Deutschland und die Ukraine 1934–1945.

[31] Sobre Taras Hunczak y su hermano, hermana y padre que están en la OUN, ver Hunczak, Moi spohady, 16, 22, 30. Rudling escribió en «Teoría y práctica» que Hunczak era miembro de la OUN. Hunczak negó este hecho y exigió que Rudling corrigiera esta declaración. Rudling publicó una errata en la que declaró que Hunczak nunca había sido miembro de la OUN. Sin embargo, en sus propias memorias publicadas en 2005, Hunczak afirma que había pertenecido a la OUN. Ver Rudling, «Erratum», East European Jewish Affairs 37, no. 1 (2007), http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/13501670701307404 (consultado el 8 de mayo de 2012); Hunczak, Moi Spohady, 30.

[32] Potichnyj llegó en 1947 en una unidad de UPA desde Ucrania a Munich; ver Potichnyj, My Journey, 83–93.

[33] Sobre Veryha en Waffen-SS Galizien, ver Veryha, Pid krylamyvy zvol’nykh dum. Los trabajos de Veryha fueron publicados por el Instituto Canadiense de Estudios Ucranianos y por la Sociedad Científica Shevchenko en Canadá. Cf. Veryha, La correspondencia del Comité central ucraniano en Cracovia y Lviv con las autoridades alemanas, 1939-1944; Veryha, Dorohamy druhoi svitovoї viiny.

[34] Sobre Horbatsch, en Waffen-SS Galizien, véase Melnyk, To Battle, 335–6.

[35] Sobre Drazhn’ovs’kyi en Waffen-SS Galizien, ver Bolianovs’kyi, Dyviziia “Halychyna”, 386. En Drazhn’ovs’kyi como rector de la UFU, ver Shafoval, Universitas Libera Ucrainensis, 101–3. .

[36] Sobre las memorias de Petro Savaryn, en las que discute y expresa orgullo por su pasado de las SS, ver Savaryn, Z soboiu vzialy Ukraїnu, 252-3, 275, 336. Ver también Rossoliński-Liebe, «Celebrando el fascismo y la criminalidad de guerra en Edmonton», 7 –8.

[37] Compare OUN v svitli postanov Velykykh Zboriv, 44–5, con la publicación original de 1941, “Postanovy II. Velykoho Zboru Orhanizatsïi Ukraïns’kykh Natsionalistiv «, TsDAHO (Tsentral’nyi derzhavnyi arkhiv hromads’kykh obiednan’ Ukrainy [Archivos estatales centrales de organizaciones públicas de Ucrania]), f. 1, op. 23, spr. 926, 199.

[38] Para el texto original, ver «Akt proholoshennia ukraїns’koї derzhavy, 30.06.1941», TsDAVOV f. 3833, op. 1, spr. 5, 3. Para la reimpresión falsificada del texto, véase, por ejemplo, «Texto de proclamación de soberanía», Ukrainian Echo, 25 de junio de 1980, 3.

[39] Himka, «La oposición en Ucrania», 36–7. Sobre Himka repensando el enfoque nacionalista de la OUN, el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, ver Himka, «Intervenciones: desafiando los mitos de la historia ucraniana del siglo XX», 217.

[40] Marples, «Ukraine during World War II», 7, 13. Después de publicar mi artículo «Celebrating Fascism», en el que analicé el artículo de David Marples de 1985, Marples me informó en privado que no «recuerda haber tenido fuertes sentimientos sobre UPA en una u otra dirección en ese momento [de escribir el artículo] «, y que escribió el artículo para Radio Liberty, donde trabajó como analista de investigación en Ucrania. Me aconsejó «tener en cuenta que prácticamente no había nada disponible en ese momento en términos de material de archivo».

[41] Para el contrabando y la distribución de panfletos de la OUN-z en Ucrania por John-Paul Himka, vea Ivan- Pavlo Khymka, «Istoria odnoї druzhby: Spohady pro Iaroslava Romanovycha Dashke-vycha», 7 de enero de 2012, Ukraїna Moderna, http://uamoderna.com/ md / 100-dashkevych (consultado el 22 de enero de 2012). En la década de 1980 Himka se especializó en el siglo XIX. Publicó libros y artículos sobre socialismo en Galitzia y en la Iglesia católica griega. La OUN y el UPA no fueron el tema principal de su investigación.

[42] Para Prolog, ver Rudling, «The OUN, UPA and the Holocaust», 19; Kuzio, «U.S. Support for Ukraine’s Liberation during the Cold War», 1-14.

[43] Honcharuk, Z istoriї kolektyvizatsiї sil’s’koho hospodarstva zakhidnykh oblastei Ukraїns’koї RSR. Esta publicación se puede encontrar en varias bibliotecas en Ucrania y otros países. Por el miembro de OUN, Andrii Kutsan, sé que la publicación se imprimió en la editorial Cicero de ZCh OUN en Zeppelinstraße 67 en Munich. Entrevista con Andrii Kutsan, 14 de febrero de 2008, Munich.

[44] Lypovets’kyi, Orhanizatsiia, 84

[45] Cf. http://cdvr.org.ua/  (consultado el 27 de enero de 2012); Taras Kurylo y John-Paul Himka, “Iak OUN stavylasia do ievreiv? Rozdumy nad knyzhkoiu Volodymyra V”iatrovycha,” Ukraїna Moderna 13, no. 2 (2008): 252.

[46] La mayoría de las publicaciones de V’iatrovych no fueron revisadas por pares y fueron publicadas por TsDVR u otras editoriales nacionalistas relacionadas con la OUN. Ver, V’iatrovych, Reidy UPA terenamy Chekhoslovachchyny; V’iatrovych, Armiia bezsmertnykh; V’iatrovych, Stavlennia OUN; V’iatrovych, Ukrains’ka Povstans’ka Armiia; V’iatrovych, Druha pol’s’ko-ukraїns’ka viina.

[47] «Ihor Yukhnovs’kyi, académico, jefe del Instituto de Memoria Nacional de Ucrania», en V’iatrovych, Ukrains’ka Povstans’ka Armiia, contraportada. La traducción del respaldo es de Rudling, «The OUN, the UPA and the Holocaust», 28.

[48] Kurylo y Himka, “Iak OUN stavylasia do ievreїv,” 265.

[49] El artículo fue Berkhoff y Carynnyk, «The Organization of Ukrainian Nationalists», 149–84; V’iatrovych, Stavlennia OUN, 9. Más tarde presentó el libro de Motyka, pero lo desestimó de manera similar; ibíd., 76.

[50] V’iatrovych, Stavlennia OUN, 11, 43.

[51] Ibid, 16-17, 62.

[52] Inid, 59-61.

[53] Ibid., 69, 71.

[54] Para las órdenes, ver Weiner, Making Sense of War, 264; Statiev, The Soviet Counter Insurgency in Western Borderlands, 85.

[55] Cf. Krentsbakh, “Zhyvu shche za vdiaky UPA,” 342–9. En 2009 la biografía de Krentsbakh fue traducida al inglés y publicada en el blog de Moisei Fishbein http://mosesfishbein.blogspot.com/2009/10/memoirs-of-stella-krenzbach-i-am-alive.html (consultado el 27 de julio de 2011).

[56] V’iatrovych, Stavlennia OUN, 76–80. Autobiografías de conocidos miembros de la OUN, TsDAVOV f. 3833, op. 1, spr. 57, 17; Bruder, “Den Ukrainischen Staat erkämpfen”,150. Este soldado era Viktor Khar’kiv “Khmara;” ver Patryliak, Viiskova diialnist’ OUN(b) u 19401942 rokakh, 361–2. Para asesinatos de judíos por el UPA, ver Motyka, Ukraińska partyzantka, 290–5; Rossoliński-Liebe, “‘Academic’ Article;” Himka, “The Ukrainian Insurgent Army and the Holocaust.

[57] V’iatrovych, “Tsentr doslidzhen‘ vyzvol’noho rukhu,”7.

[58] Ver, por ejemplo, Gogun, Stalinskie kommandos.

[59] 59. Gogun y Vovk, «Evrei v bor’be za nezavisimuiu Ukrainu», 133–41. Para la publicación de Mirchuk, V’iatrovych y otros historiadores de la derecha radical, ver http://lib.OUN–UPA.org.ua/gogun/pub07.html  (consultado el 25 de enero de 2012).

[60] Los autores no especifican cuándo exactamente en 1942, en qué conferencia, bajo qué circunstancias y por qué razones la OUN-B aprobó esa resolución; cf. Gogun y Vovk, «Evrei v bor’be za nezavisimuiu Ukrainu».

[61] “Mii zhyttiepys,” TsDAVOV f. 3833, op. 3, spr. 7, 6.

[62] Gogun, Mezhdu Gitlerom i Stalinym; Gogun, Stalinskie kommandos.

[63] 63. Gogun y Vovk, «Evrei v bor’be za nezavisimuiu Ukrainu». Para la publicación sobre los médicos judíos, ver Yones, Die Straße nach Lemberg, 111–12.

[64] Cf. Gogun and Vovk,“Evrei v bor’be za nezavisimuiu Ukrainu.”

[65] Ibid.

[66] 66. Gogun, «Evrei v russkom osvoboditel’nom dvizhenii»; Aleksandov, Ofitserskii korpus armii general-leitenanta A. A. Vlasova 1944–1945 gg. Gogun escribe: “Hay [entre los oficiales de ROA] también representantes de otras nacionalidades: polacos, griegos, croatas. Y lo que sorprendió al autor de este artículo: los judíos. Tres hombres de 120″.

[67] Aleksandov, “Bandera, ” 75, 77, 84–5, 88.

[68] Alexander Gogun, “Stepan Bandera – ein Freiheitskämpfer?” 13 de octubre de 2009, http://gedenkbibliothek.de/downloads/texte/vortragstexte/Dr_Alexander_Gogun_Ste- pan_Bandera_ein_Freiheitskaempfer_vom_13_10_2009.pdf  (consultado el 27 de enero de 2011).

[69] 69. Gogun, Mezhdu Gitlerom i Stalinym, láminas entre las páginas 192 y 193.

[70] 70. Rossoliński-Liebe, «Artículo ‘académico’ en coautoría de Alexander Gogun (Universidad de Potsdam), publicado en el sitio web nacionalista ‘OUN – UPA’, confunde el Holocausto ucraniano negando la violencia antijudía de OUN y UPA» 15. Agosto de 2011, http://defendinghistory.com/grzegorz-rossolinski-liebe-on-academic-article-that-obfuscates-the-holocaust-and-denies-oz-opa-anti-jewish-violencia/20907 (consultado el 28 de enero 2012).

[71] Gogun, “On Academic Integrity: In reply to Grzegorz Rossoliński-Liebe on the Presence of Jews in the UPA Katz, “A Scholar’s Apt Warning on Ultranationalist Abuse of History and Historians,” Gogun, “On Science and Evil-Doers: In Reply to Dovid Katz on the Republi- cation of Scholarly Work.

[72] Gogun, “On Academic Integrity;” Berkhoff y Carynnyk, “The Organisation of Ukrainian Nationalists,” 149–84 (el volumen de la Harvard Ukrainian Studies con el artículo de Berkhoff y Carynnyk’s apareció con un retraso de dos a tres años); Heer, “Einübung in den Holocaust,” 409–27; Boll, “Zloczow, Juli 1941: Die Wehrmacht   und der Beginn des Holocaust in Galizien,” 899–917; Boll, “Złoczów, July 1941,” 61–99; Pohl, National sozialistische Judenverfolgung in Ostgalizien 19411944. Sobre el discurso de derecha radical establecido por los por los emigrados políticos ucranianos, ver Rudling, “The OUN, the UPA and the Holocaust.”

[73] Freidman, Zagłada żydów lwowskich; Freidman, “Ukrainian–Jewish Relations during the Nazi Occupation,” 259–96. Por ejemplo, las memorias de Stefan Szende aparecieron ya en 1945: Szende, Der letzte Jude aus Polen. Sobre la formación del discurso de la derecha radical por parte de los emigrados políticos ucranianos, ver Rudling, “The OUN, the UPA and the Holocaust.”

[74] Alexander Gogun, “Stepan Bandera – ein Freiheitskämpfer?” 13 de octubre de 2009, http://gedenkbibliothek.de/downloads/texte/vortragstexte/Dr_Alexander_Gogun_Stepan_Bandera_ein_Freiheitskaempfer_vom_13_10_2009.pdf (consultado el 27 de enero de 2011); Gogun, Mezhdu Gitlerom i Stalinym; Gogun, Partyzanci Stalina na Ukrainie; Gogun, “On Aca- demic Integrity.”

[75] Cf. Gogun, “On Academic Integrity”.

[76] Gogun, “On Academic Integrity”.

[77] Breitman y Goda, Hitlers Shadow; Volodymyr V’iatrovych, “How Hitler’s Shadow Is Turning into the KGB’s Shadow,” http://eng.maidanua.org/node/1204 (consultado el 27 de enero de 2012).

[78] Gogun, “On Academic Integrity;” Katz, “A Scholar’s Apt Warning;” Gogun, “On Science and Evil-Doers.”

[79] Sobre V’iatrovych, ver Rudling, “The OUN, the UPA and the Holocaust,” 37; Rudling, Warfare or War Criminality,” 359, 379–80. Sobre Gogun en el HURI, ver http://www. huri.harvard.edu/fellowships-grants-internships/present-and-past-fellows/74-shklar-mihaychuk-and-jacyk-fellows-2011-2012.html (consultado el 1 de septiembre de 2012).

[80] Sobre las conferencias de Zabilyi en América del Norte, ver Per Anders Rudling, , “Ukrainian Ultranationalists Sponsor Lecture Tour Across North American Universities,”, 12 de octubre de 2012, http://defendinghistory.com/ukrainian-ultranationalists-sponsor-lecture-tour-across-north-american-universities-by-per-anders-rudling/43718 (consultado el 25 de octubre de 2012); » At the Forefront of Ukrainian Issues», http://www.lucorg.com/block.php/block_id/51 (consultado el 25 de octubre de 2012).

[81] Berkhoff y Carynnyk, “The Organization of Ukrainian Nationalists.”

[82] “Mii zhyttiepys,” TsDAVOV f. 3833, op. 3, spr. 7, 6. Ver también Berkhoff y Carynnyk, “The Organization of Ukrainian Nationalists,” 162.

[83] Carynnyk, “Foes of Our Rebirth,” 338

[84] Hunczak, «Commentary», 136–8; Kosyk, «Harvard patronuie nenaukovi metody istor- ychnoho doslidzhennia», 186, 189. Hunczak menciona que Philip Friedman escribió sobre los judíos en los campos del UPA, pero omite que Friedman también señaló que esos judíos fueron asesinados por la OUN y el UPA: Hunczak, «Commentary», 136.

[85] Para la revisión de Iaroslav Hrytsak en Ukraina Moderna, ver Hrytsak. «Korotko pro knyzhku Ignatsia Khigera» Svit u Morotsi «. Para mi revisión, ver Rossolinski-Liebe,»Świat w mroku and Its reception in Ukraine». Para la respuesta de Hrytsak, ver Hrytsak,» My Response».

[86] Hrytsak se refirió a su texto «Movchannia ne po-ievropeis’kyi», 1 de diciembre de 2008, http://zaxid.net/home/showSingleNews.do?movchannya_ne_poyevropeyski&objectId=1066324 (consultado el 14 de julio de 2012). Este texto contiene una serie de ideas interesantes sobre el Holocausto en Ucrania. El texto fue escrito en 2008. Más tarde, en particular después de que Víktor Iúshchenko designara a Stepán Bandera como héroe oficial de Ucrania el 22 de enero de 2010, Hrytsak publicó varios artículos problemáticos sobre Bandera y el Holocausto en Ucrania. Para el debate en Krytyka, ver Himka, «Debates en Ucrania sobre la participación nacionalista en el Holocausto 2004–2008», 356–62. Para ver los artículos de Hrytsak durante el debate de Bandera, ver Iaroslav Hrytsak, «Klopoty z pam’iattiu», Zaxid.net, 8 de marzo de 2010, http://www.zaxid.net/article/60958/ (consultado el 12 de noviembre de 2011); Iaroslav Hrytsak, «Shche raz pro Iushchenka, shche raz pro Banderu», Zaxid.net, 27 de enero de 2010, http://zaxid.net/blogs/showBlog.do?shhe_raz_pro_yushhenka_shhe_raz_pro_banderu&objectId=1094617  (consultado el 16 de julio de 2012).

[87] Hrytsak, «My Response», 451, 453. Esta argumentación se vuelve aún más desconcertante si consideramos que Hrytsak reimprimió en el volumen Strasti za Banderoiu (Pasión de Bandera), que apareció en 2010, artículos que niegan explícitamente la violencia antijudía de la OUN y UPA sin comentarlos. En Strasti za Banderoiu, vea la discusión a continuación.

[88] Hrystak, “My Response”, 453-4.

[89] Ibid., 452.

[90] Sobre mi viaje de conferencias a Ucrania, vea Christian Ganzer, «Viel Aufmerksamkeit für historist ische Vorlesung en Kiev», http://ukraine-nachrichten.de/viel-aufmerksamkeit-historische-vorlesung-kiev_3567_meinungen-analysen (consultado el 31 de mayo de 2012) ; Kyrylo Sawin, “Öffentliche Erklärung der Landesvertretung der Heinrich-Böll-Stiftung in der Ukraine über die Situation um die Vorlesung von Grzegorz Rossolinski-Liebe am 1. März 2012 in der Deutschen Botschaft”, 14 de marzo de 2012, http://www.ua.boell.org/web/index-484.html (consultado el 1 de septiembre de 2012).

[91] Vasyl Rasevych, «Kulturtrehery skandalu», 29 de febrero de 2012, Zaxid.net, http://zaxid.net/blogs/showBlog.do?kulturtregeri_skandalu&objectId=1249052 (consultado el 4 de junio de 2012). Per Anders Rudling y Jared McBride criticaron al partido ultranacionalista Svoboda y Rasevych por desacreditarme y evitar mis conferencias. En reacción a ello, Tarik Cyril Amar afirmó que Rudling y McBride no deberían «yuxtaponer a un autor como Vasyl Rasevych, incluso implícitamente, con los locos nacionalistas de derecha» porque «Rasevych los ha desafiado [a los nacionalistas de derecha] muchas veces y en público mientras vivía en Ucrania». Cf. Rudling y McBride, » Ukrainian Academic Freedom and Democracy under Siege», comentario de Amar bajo el artículo. Para ver los artículos de Pavló Solod’ko, consulte «Nimets’kyi istoryk rozkazhe pro ‘fashysta’ Banderu, OUN i UPA», 20 de febrero de 2012, http://www.istpravda.com.ua/short/2012/02/20/74045/ (consultado el 15 de julio de 2012); “Lektsiya pro‘ fashysta ‘Banderu. Konspekt i khronogliya skandalu”, Istorychna pravda, 5 de marzo de 2012, http://www.istpravda.com.ua/articles/2012/03/5/75689/ (consultado el 15 de julio de 2012); «Skandal iz lektsiamy pro‘ fashysta «Banderu. Tochka zoru Mohylianky”, Istorychna pravda, 2 de marzo de 2012 http://www.istpravda.com.ua/short/2012/03/2/75242/ (consultado el 15 de julio de 2012).

[92] Hrytsak, “My Response”, 493.

[93] Hrytsak fue requerido por los organizadores de la conferencia “Recovering Forgotten History. The Image of East-Central Europe in Anglo-Saxon Textbooks” para revisar el manuscrito. Para el comentario de Hrytsak el 27 de mayo de 2012 bajo su artículo, ver Hrytsak, «Kolisnychenko znovu», Hrytsak hizo este comentario después de que Vadym Kolisnychenko, un político del populista Partido de las Regiones de Ucrania, tradujera artículos de Per Anders Rudling, Timothy Snyder y míos y los publicara en un volumen sin nuestro permiso. Véase, » Public Statement Concerning Instrumentalization of Academic Publications in Ukraine», 28 de mayo de 2012, http://defendinghistory.com/tag/per-anders-rudling (consultado el 1 de septiembre de 2012).

[94] Después de presentar mi revisión, los editores de Ab Imperio se pusieron en contacto con Iaroslav Hrytsak, le informaron que había escrito una revisión de Świat w mroku y su recepción en Ucrania, enviaron el manuscrito de mi revisión no publicada a Hrytsak y publicaron su respuesta en el mismo número. Del mismo modo, se pusieron en contacto con V’iatrovych, cuya última publicación Druha Ukraiins’ko-Pol’ska Viina fue revisada por Ihor Iliushyn, Grzegorz Motyka, Per Anders Rudling y Andrzej Ziemba, y le pidieron que escribiera una respuesta.

[95] Iaroslav Hrytsak, “Moia vidpovid Gzhegozhu Rossolins’komu-Libe,” 30 de junio de 2012, http://www.uamoderna.com/blog/172 (consultado el 30 de junio de 2012).

[96] Grachova, “Vony zhyly sered nas?” 24–5.

[97] Hrytsak, “Shcho nam robyty z nashoiu ksenofobiieiu?” 27–8.

[98] Ibid., 27.

[99] Ibid., 28.

[100] Ver por ejemplo, Vynnyk, Dytiachi holosy. Svidchennia tykh, khto perezhyv Holocaust u Lvovi, 7 de agosto de 2012; Zaitsev, “Ukraïns’kyi natsionalizm ta italiis’kyi fashyzm (1922–1939).”

[101] Ruslan Zabilyi, “Akt vidnovlennia 30 chervnia. Iak tse bulo”, 30  de junio de  2011, http://www.istpravda.com.ua/articles/2011/06/30/44396/ (consultado el 15 de febrero de 2011).

[102] Para el campo deportivo, ver AŻIH (Archiwum Żydowskiego Instytutu Historycznego [Archivos del Museo Histórico Judío en Varsovia]), 302/26, Lejb Wieliczker, 8–12; Pohl, Nationalsozialistische Judenverfolgung, 68–9; Heer, «Einübung in den Holocaust», 424–5. Para los pogromos, ver Himka, «The Lviv pogrom of 1941». Para el arresto de Stets’ko, ver «Komunikat», TsDAVOV f. 3833, op. 1, spr. 6, 2.

[103] “30 chervnia v Kyevi proholosiat’ Akt vidnovlennia Ukraїns’koї Derzhavy,” 8 de junio de 2011, http://maidan.org.ua/static/news/2011/1307542786.html (consultado el 2 de febrero de 2012).

[104] Andruchowycz, “Andruchowycz o Smoleńskim”.

[105] Zabuzhko, Muzei pokynutykh sekretiv; Zabuzhko, Museum der vergessenen Geheim- nisse. La traducción inglesa está prevista para 2012.

[106] Sobre Patryliak respecto a David Duke como experto en la «Cuestión judía», ver Patryliak, Viiskova diial’nist ‘OUN (b) u 1940–1942 rokakh, 326. Patryliak cita a Duke, Evreiskii vopros glazami amerikantsa: moe issledovanie sionizma, 39. Para Duke, ver Rudling, «Antisemitismo organizado en la Ucrania contemporánea», 86.

[107] Serhiichuk, Poliaky na Volyni u roky druhoї svitovoї viiny. See Rossoliński-Liebe, “Der polnisch–ukrainische Historikerdiskurs,” 65–6; Serhiichuk, Nasha krov – na svoïj zemli, 64–8.

[108] “Dlia taїkh znakovykh postatei iak Bandera slid zrobyty Park Slavy natsional’nykh heroїv, – istoryk,” http://cdvr.org.ua/content/для-таких-знакових-постатей-як-бандера-слід-зробити-парк-слави-національних-героїв-історик (consultado el 7 de febrero de 2012).

[109] Tarik Cyril Amar publicó también otros artículos interesantes y críticos sobre Lviv. Ver, por ejemplo, Amar, “Different but the Same or the Same but Different?” 373–96.

[110] Amar et al., Strasti za Banderoiu, 6.

[111] Ibid., 50–64,75–89, 140–2, 143–4, 199–210, 222–36.

[112] Bruder, “Strasti za Banderoju (‘Bandera Passion’),”.

[113] Paź, Prawda historyczna a prawda polityczna w badaniach.

[114] Para los historiadores de la comunidad kresowiacy y su interpretación de la historia, ver Rossoliński-Liebe, «Der polnisch – ukrainische Historikerdiskurs über den polnisch- ukrainischen Konflikt 1943–1947», 61–5.

[115] “Szanowna Pani Minister!” 28 December 2010, http://www.podstawynarodowe.pl/ (consultado el 15 de noviembre de 2011). Para Bogusław Paźand  the  kresowiacy  community, ver http://kresykedzierzynkozle.home.pl/page135.php  (consultado el 20 de enero de 2012).

[116] Sobre Bogusław Paźon la lista que apoya la marcha, ver http://marszniepodleglosci.pl/komitet-poparcia/  (consultado el 30 de enero de 2012).

[117] Para el asesinato de judíos por la NSZ, ver Gutman, Enzyklopädie des Holocausts, vol. 2, 986, 1101, 1128; Grabowski, Judenjagd, 118-19; Engelking, Jest taki piękny słoneczny dzień, 238–9; Cichy, «Polen und Juden», 54–78. Para el asesinato de ucranianos por NSZ, ver Motyka, «Polska reakcja na działania UPA – skala i przebieg akcji odwetowych», 85.

[118] Sobre el NOP, Roberto Fiore y David Duke, ver Jacek Harłukowicz, “Rasiści na kon- gresie NOP”, 16 de noviembre de 2011, http://wyborcza.pl/1,75478,10649063,Rasisci_na_ kongresie_NOP.html (consultado el 30 de enero de 2012 ) Sobre Fiore, véase Mammone y Peace, » Cross-National Ideology in Local Elections», 289–90.

[119] Paz,́“Słowo wstępne,” 9

[120] Sobre la política de la Segunda República hacia las minorías, ver Tomaszewski, Ojczyzna nie tylko Polaków, 194–8; Mędrzecki, “Polityka narodowościowa II Rzeczypospolitej a antypolska akcja UPA w latach 1943–1944”, 14–18. Sobre la política del gobierno polaco en el exilio, ver Iliushyn, «Kwestia ukarińska w planach polskiego rządu emigra- cyjnego i polskiego podziemia w latach drugiej wojny światowej», 118-20.

[121] Ver Paź, “Omission as a Radical Form of Historical Lie,” 138. Para Edward Prus, ver Rossoliński-Liebe, «Der polnisch – ukrainische Historikerdiskurs», 55. Para el número de 70,000–100,000 víctimas, ver Motyka, Ukraińska partyzantka, 410–12. Otro contribuidor al volumen, Czesław Partacz, reclama 134,000–200,000 víctimas polacas: Partacz, “Przemilczanie w ukraińskiej historiografii przyczyny ludobójstwa popełnio- nego przez OUN – UPA na ludności polskiej”, 148. Berkhoff escribió y se distanció de sí mismo. su artículo dice que como resultado de la masacre de Volinia, 15,000 o más polacos fueron asesinados: Berkhoff, «Akcja wyniszczania Polaków», 80.

[122] Una excepción a esta tendencia general es la revisión de John-Paul Himka: Ivan Hymka, «Istoria Kryvavshchyny ta liki vid‘ pam’iati «, Krytyka 163–4, nos 5–6 (2011): 23–4. Sin embargo, la reseña de Himka no parece creíble. El autor omite todas las cuestiones problemáticas en la monografía de Snyder y excusa al autor por las partes no creíbles del libro. Una contradicción sorprendente de esta revisión fue Richard Evans, «Who Remembers the Poles?» La condena total y dura de Evans tampoco parece ser creíble y justificada. Para revisiones más moderadas y objetivas, que, a diferencia de la revisión de Himka, señalan las partes problemáticas de Bloodlands y no atacan personalmente al autor, ver Bartov, «Bloodlands: Europe between Hitler and Stalin. By Timothy Snyder»; Diner, ‘Topography of Interpretation;» Groth, «Review of Timothy Snyder, Bloodlands;» Katz, «Detonation of the Holocaust in 1941;» Kühne, «Great Men and Large Numbers;» Grzegorz Rossoliński-Liebe, «Bloodlands», H-Soz-u-Kult, 30 de marzo de 2011, http://hsozkult.geschichte.hu-berlin.de/rezensionen/2011-1-239 (consultado el 6 de febrero de 2011); Per Rudling, “Can Timothy Snyder’s ‘Bloodlands’ Be Appropriated by East European Nationalists?” DefendingHistory.com, 24 de mayo de 2011, http://defendinghistory.com/?p=16684 (consultado el 6 de febrero de 2012); Stefan Troebst, “Bloodlands”, H-Soz-u-Kult, 11 de febrero de 2011, http://hsozkult.geschichte.hu-berlin.de/rezensionen/id=16087 (consultado el 6 de febrero de 2012); Zarusky, «Timothy Snyders ‘Bloodlands’»; Efraim Zuroff, «The Equivalency Canard», Haaretz, mayo de 2011, 1, 4.

[123] Snyder, “The Form,” 156, n. 11.

[124] Antes de Bloodlands, Snyder publicó una monografía y artículos en los que analizó de manera exhaustiva y convincente algunos aspectos de la violencia de la OUN y el UPA: Snyder, “The Causes of Ukrainian–Polish Ethnic Cleansing 1943,” 197–234; Snyder, The Reconstruction of Nations; “The Life and Death of Western Volinian Jewry, 1921– 1945,” 77–113. Ver también Prusin, The Lands Between. Para la colaboración polaca con alemanes, ver Friedrich, «Zusammenarbeit und Mittäterschaft in Polen 1939–1945», 113–50.

[125] Cf. Snyder, Bloodlands, 195–6. Para la participación de la OUN en el pogromo de Lviv, ver Himka, «El pogrom de Lviv de 1941». Para la fascistización de la OUN y sus planes políticos en 1941, ver Rossoliński-Liebe, «‘Ukrainian National Revolution'» 85-95.

[126] Cf. Snyder, Bloodlands, 191–2.

[127] Katz, “Detonation of the Holocaust in 1941,” 211–12.

[128] Cf. Snyder, Bloodlands, 38–58, 133–41, 175–86, 191–6.

[129] Groth, “Review of Timothy Snyder, Bloodlands,” 124–5.

[130] Cf. Snyder, Bloodlands, 286, 290–3, 302.

[131] Cf. Snyder, Bloodlands, 302. Para el antisemitismo en el AK y el asesinato de judíos por el AK y NSZ, ver Gutman, Enzyklopädie des Holocausts, vol. 2, 986, 1101, 1128; Grabowski, Judenjagd, 118-19; Engelking, Jest taki piękny słoneczny dzień, 238–9; Mick, «Incompatible Experiences», 354; Golczewski, «Die Heimatarmee und die Juden», 664. Para el asesinato de ucranianos por el AK, ver Motyka, Od rzezi wołyńskiej do Akcji, 331. Para el asesinato de ucranianos por NSZ, ver Motyka, «Polska reakcja na działania UPA, ”85; Motyka, Od rzezi wołyńskiej do Akcji, 371–3.

[132] Gross, Neighbors